Si quieres limpiar el baño a fondo y que todo quede impecable, sigue leyendo.

Dentro del cuidado del hogar, la limpieza del baño es una de las tareas más engorrosas, pero también más necesarias.

Esta es la zona de la casa que más gérmenes, manchas y olores acumula, lo que hace indispensable un lavado a fondo al menos una vez por semana para garantizar la higiene.

Mantén tu baño siempre brillante.

Una buena desinfección de la bañera, el inodoro, el lavabo, las paredes y el suelo es fundamental para mantener las bacterias alejadas y evitar diarreas, gastroenteritis e infecciones urinarias, entre otras dolencias.

De acuerdo con un documento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el aseo y el orden en las viviendas y el entorno doméstico ayuda a reducir la exposición directa a microorganismos y a combatir las plagas de insectos y roedores y los vectores de enfermedades.

En ese contexto, voy a darte unos consejos para que mantengas las superficies de tu baño siempre brillantes y libres de patógenos.

¡Agarra tu equipo de limpieza y pon manos a la obra!

Preparativos iniciales para limpiar el baño

Antes que nada revisa los utensilios de limpieza y asegúrate de tener todo lo necesario.

Examina trapos, cepillos, esponjas y paños para ver si aún están en buen estado y controla que los envases de detergentes, limpiavidrios y quitamanchas no estén vacíos.

En lo posible emplea productos naturales, ya que los industriales contienen químicos dañinos para el medio ambiente y para tu salud. También usa guantes de goma para evitar que tus manos se resequen.

Prepara tus artículos de limpieza.

Una vez que esté todo listo, despeja el baño antes de comenzar la limpieza.

Quita todos aquellos elementos que no debieran estar en esta parte de la casa, como ropas sucias, zapatillas, tazas, periódicos, revistas y cargadores de teléfonos móviles.

Retira además mesitas portátiles, canastos y otros artículos movibles que puedan obstaculizar tu tarea. Recuerda que tener un sitio para cada cosa es uno de los 12 hábitos de la gente con hogares limpios.

Tras colocar todo en su sitio y despejar el suelo, aprovecha para cambiar las toallas.

Cambia tus toallas cada 2 o 3 días.

Existe una creencia de que estas no se ensucian porque se utilizan justo después de la ducha. Sin embargo, este es uno de los 18 errores típicos que hacen que tu casa sea un lugar insalubre.

Al estar mucho tiempo húmedas, las toallas son un espacio ideal para que los gérmenes se reproduzcan, por lo que es importante sustituirlas cada 2 o 3 días.

6 pasos para limpiar el baño a fondo

Primer paso: limpiar el inodoro

Siempre es bueno comenzar la limpieza por el retrete, que es una de las partes que más trabajo da, para aprovechar la energía inicial. 

De acuerdo con una investigación sobre hábitos de higiene en el hogar realizada por la Universidad de Barcelona para la compañía Sanytol, se trata de la zona con mayor carga bacteriana de la casa. Por ello es importante poner un énfasis especial en esta tarea.

Para empezar humedece un estropajo de aluminio con una solución de agua y vinagre y utilízalo contra la cal acumulada en el inodoro.

Limpiar el retrete

A continuación emplea un detergente para baños y pásalo con una esponja por toda la parte externa. Concéntrate en las partes que están en contacto con el cuerpo, como la tapa, el asiento y el botón de descarga y, una vez que termines, sécalas con un paño de microfibra de buena calidad. Consulta los mejores en esta guía de compras.

En el interior de la taza vierte 150 mililitros de Coca Cola y deja reposar por media hora. Los ingredientes de esta bebida son capaces de eliminar manchas de grasa y de aceite y desoxidar.  Pasado ese tiempo, frota el fondo con una escobilla, en especial los bordes que juntan mucha suciedad.

Limpia el inodoro.

Por último aplica lejía en el inodoro con un paño y guantes. Después aprieta la cadena y vierte un chorrito de líquido desinfectante para dejar un aroma agradable.

Antes de pasar a la próxima tarea, no te olvides de lavar la escobilla, nido de gérmenes: colócala por 10 minutos en un cubo con lejía para eliminarlos.

Segundo paso: limpiar el lavabo

Esta es otra de las zonas del baño que más suciedad acumula. Para comenzar a limpiar el lavamanos, retira los restos de pelos y otros residuos con un paño de papel y tíralos en un cubo de basura.

Limpia el lavabo.

Una vez que termines, prepara una solución de bicarbonato y jugo de limón y rocíala por toda la superficie. Durante esta tarea no olvides los grifos ni el anillo de desagüe.

A continuación toma una esponja y refriega en círculos. Pon especial énfasis en las áreas que presentan manchas o restos de jabón o pasta dental y, si alguna no sale, prueba con un poco de amoníaco o lejía.

Recuerda que esta esponja tiene que ser diferente a la utilizada en el inodoro para evitar la propagación de bacterias.

Usa esponjas diferentes.

Para limpiar la parte ubicada entre la llave de agua y los grifos, emplea un hisopo humedecido en vinagre. En cuanto al vaso de los cepillos de dientes y la jabonera, lávalos con detergente y agua tibia.

Con estos simples consejos dejarás todos los lavabos como el primer día.

Tercer paso: limpiar la ducha

Para limpiar la ducha usa vinagre blanco. Desmonta el cabezal y colócalo en un cubo con este líquido durante 30 minutos, lo que ayudará a quitar los sedimentos minerales acumulados.

A continuación pasa un cepillo de dientes viejo para retirar residuos de los orificios y enjuaga con agua fría.

Limpia la ducha.

En caso de que el cabezal no sea desmontable, un buen truco es colocar el vinagre en una bolsa de plástico y atarla por sobre ella para realizar el mismo proceso.

Durante este paso también es importante limpiar la cortina del baño. Para ello pasa un paño empapado con salmuera y deja actuar durante 15 minutos. Si las manchas continúan, desmóntala y colócala en una máquina de lavar.

En tanto, para limpiar el bidé la lejía es una buena opción como desinfectante y blanqueador.

Cuarto paso: limpiar la bañera

Antes de comenzar a limpiar la bañera, quita todos los productos que estén en su interior, como esponjas, juguetes para niños y envases de champú y cremas de enjuague.

Limpia la bañera

A continuación toma un paño húmedo y utilízalo para retirar pelos, restos de jabón y otros residuos. Tira esta suciedad y friega con un limpiador desinfectante, sin olvidar los bordes y los grifos.

Para quitar los restos de óxido, cal y calcio utiliza una mezcla de sal con zumo de limón. En caso de moho, usa un fungicida y después pasa un paño seco y frota con suavidad.

Si las manchas continúan prueba con un poco de alcohol o aguarrás. Tras dejar actuar los productos de limpieza por unos minutos, enjuaga con agua. Por último, aplica un desinfectante en aromatizador.  

Si quieres más consejos sobre cómo limpiar una bañera, lee esta guía completa.

Quinto paso: limpiar las paredes, las ventanas y el techo

El baño es el espacio de la casa que por lo general más sufre la humedad debido a la falta de ventilación.

Por eso es vital limpiar las paredes, las ventanas y el techo, y corroborar que no existan filtraciones ni pérdidas de agua. 

Otro problema clásico es la presencia de hongos, que dejan manchas de color negro, gris o blanco y son generadores de todo tipo de alergias.

moho en las paredes del baño

Para tirar el moho de los azulejos y del techo te recomiendo que utilices productos específicos para este tipo de superficies.

Por ejemplo, aquí tienes una guía con los mejores productos para limpiar los azulejos del baño. Así quedarán bien relucientes y desinfectados.

Las ventanas y el espejo rocíalos con un limpiador de vidrios y después seca con un paño de microfibra.

Otra opción más ecológica es emplear un poco de vinagre blanco y papel de periódico, que no deja residuos ni ralladuras con el frotado.

Limpia el espejo.

Para las bombillas y los interruptores de luz usa papel de cocina con un poco de alcohol o amoníaco. También limpia armarios y cajones.

Recuerda ventilar el baño lo más posible para evitar la humedad. Cuando no esté en uso deja la puerta, la cortina de la ducha y las ventanas abiertas para que corra el aire.

En cuartos muy cerrados una buena alternativa es colocar un extractor. Si deseas adquirir uno, visita esta guía para comprar el mejor deshumidificador en el 2020.

Opciones prácticas para cristales y azulejos

Si te gusta tener todo reluciente, te recomiendo probar con una aspiradora limpiacristales. Con estos aparatos tus ventanales, espejos y mamparas lucirán siempre impecables.

Mis preferidas son las de la marca alemana Kärcher, que se destacan por ofrecer la mejor relación calidad-precio. Consulta esta guía completa sobre sus principales modelos para conocer más detalles.

Para este tipo de superficies también puedes optar por un robot limpiacristales.

robot limpiacristales en la mampara del baño

Una vez programados estos equipos funcionan con total autonomía, dándote total libertad para dedicarte a otras tareas.

Visita esta comparativa para comprar los mejores robots limpiacristales en 2020.

Sexto paso: limpiar el suelo

En esta etapa lo primero que hay que hacer es despejar el suelo y barrer y quitar polvo con una escoba.

Asegúrate de limpiar toda la superficie del baño, incluyendo el lado trasero de la taza del inodoro que suele juntar mucha mugre.

Si tu piso es de baldosa, consulta esta guía con consejos que te ayudarán a dejarlo impecable.

En caso de que tenga manchas, mezcla un poco de amoníaco con agua y viértelo sobre una esponja. Tras fregar el suelo, pasa un paño y seca con un trapo de algodón.

fregando el suelo del baño

Otra muy buena alternativa es emplear un robot aspiradora. Estos electrodomésticos se adaptan con facilidad a todo tipo de superficies y con ellos el barrido y polvo deja de ser un problema.

Para conocer más, visita esta comparativa detallada para comprar el mejor robot aspiradora del 2020.

Prueba una mopa a vapor

Para el suelo de tu baño y otros espacios de la casa, te recomiendo utilizar una mopa a vapor. Si aún no la conoces, este electrodoméstico ofrece una limpieza rápida sin necesidad de detergentes y sin dañar tus manos.

También puedes utilizarla para limpiar los azulejos del baño y las mamparas.

limpiando los azulejos del baño con una mopa de vapor

El vapor esteriliza y mata todo tipo de bacterias y reduce el tiempo de secado, lo que es ideal para personas que sufren alergias.

Para saber más sobre su funcionamiento, visita este artículo sobre cómo limpiar el suelo de forma eficiente con una mopa de vapor en 5 pasos.

Y en caso de que quieras adquirir una, consulta esta guía de compra con los mejores modelos.

Otras opciones interesantes para facilitar las tareas del hogar son el aspirador escoba sin cables y la vaporeta.


¡Listo! Ahora ya sabes cómo limpiar tu baño a fondo. Una vez que termines, vuelve a colocar todo en su sitio y aplica un aromatizador de ambientes para dejar un aroma agradable.

Para conocer más trucos sobre la misma temática, te invito a leer esta guía sobre cómo hace una limpieza profunda de la casa y este check list para limpiar tu hogar en Navidad y ocasiones especiales.

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy