¿Tienes dudas de si el uso del corrector de espalda es efectivo o no?

Cada vez más personas utilizan un corrector de postura para la espalda con el objetivo de evitar dolores y contracturas en esta región del cuerpo.

Las páginas que venden este tipo de artículos señalan que su uso ayuda a liberar la tensión muscular y a prevenir malos hábitos que causan deformaciones en la columna vertebral.

chica-con-problemas-de-espalda

También aseguran que permiten tener una apariencia más firme y segura del cuerpo al corregir curvaturas, hombros caídos y otros errores posturales.

El éxito de estos productos hizo que comenzarán a comercializarse soportes lumbares para dormir, para hacer ejercicio, para trabajar en la oficina y hasta para sentarse en el automóvil.  

Sin embargo, ¿son buenos los correctores de espalda? ¿Qué tan efectivos son en realidad?

En este artículo te cuento toda la verdad sobre ellos.

Qué es el corrector postural

El corrector de espalda y hombros es una especie de chaleco diseñado para sostener a la columna vertebral y mantenerla en una posición adecuada.

antes y después del uso del corrector de espalda

Se emplea para prevenir y tratar los dolores lumbares y para mejorar la posición del cuerpo en determinadas situaciones, como por ejemplo cuando se pasan muchas horas parado o sentado.

También se recomienda para los casos de escoliosis, una desviación lateral de la columna, y de síndrome cruzado anterior, también conocido como la postura de los hombros caídos.

Esta prenda está realizada con material hipoalergénico, para no causar erupciones en la piel, y antitranspirante, para disminuir el sudor y el exceso de calor.

uso del corrector de espalda y postura

Los modelos más livianos son casi imperceptibles, lo que hace que muchas personas usen un corrector de espalda para dormir.

Tipos de correctores de espalda

Existen diferentes tipos y modelos de soportes lumbares.

El corrector de espalda para hombre se destaca por ser de mayor tamaño y tener un torso más largo. Está diseñado para alcanzar una alineación correcta del cuello, la columna y el pecho, y para empujar los hombros hacia atrás

El corrector de espalda para mujer es similar al anterior pero afina más la estética y cuenta con un soporte extra en la zona media, que ayuda a aguantar el peso de los pechos sin afectar a la zona lumbar.

uso del corrector de espalda en niños y adultos

El corrector de espalda para niños, por su parte, suele ser más voluminoso y abarca los hombros, la espalda y la región abdominal. Este diseño amplio está pensando para prevenir las deformaciones tempranas en la columna y ejercer un mayor sostén durante la etapa de desarrollo y crecimiento.

Además, hay modelos ajustables que se adaptan a cualquier persona de cualquier edad. Otros tienen forma de sujetadores deportivos y son ideales para usar en el gimnasio.

Para muchos usuarios el mejor corrector de espalda es el que incluye imanes para estimular el flujo sanguíneo. Estos soportes magnéticos alivian la tensión de los hombros, el cuello y la espina dorsal y relajan todo el cuerpo.

En cuanto a cómo usar el corrector de espalda, los vendedores recomiendan utilizarlo durante toda la jornada: desde que la persona se viste hasta que se va a dormir.

Prevención del dolor de espalda

De acuerdo con el servicio informativo MedlinePlus, producido por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, el dolor de espalda es uno de los problemas médicos más comunes y afecta a 8 de cada 10 personas en algún momento de sus vidas.

Esta dolencia es también uno de los motivos más frecuentes por los que las personas visitan a un médico o faltan al trabajo, y una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo.

uso del corrector de espalda para corregir problemas

Junto con los soportes lumbares existen otros artículos que pueden ayudarte a prevenir los dolores de espalda y de cuello:

Qué dicen los estudios científicos del uso del corrector de espalda

Un informe elaborado por Cochrane, una organización sin ánimo de lucro que reúne a investigadores de ciencias de la salud de más de 90 países, recopiló 15 estudios sobre el uso de correctores de espalda.

No se detectaron diferencias entre los que usaron los correctores de espalda y los que no.

En los 7 que se realizaron para prevenir el dolor lumbar no se detectaron diferencias significativas entre las personas que utilizaron estos soportes y las que no.

En 4 investigaciones que se desarrollaron para tratar a pacientes con dolores de espalda agudo o crónico, tampoco se encontraron contrastes entre unos y otros.

Por otro lado, en 3 estudios hubo poca o ninguna diferencia en la reducción del dolor a corto plazo, la mejoría general y la vuelta al trabajo entre los que usaron soportes para la espalda y los que recibieron manipulación, fisioterapia o estimulación eléctrica.

Más opiniones sobre los correctores de espalda

Un estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine también investigó el uso de fajas de distintos tamaños en trabajadores con antecedentes de dolor en esta región del cuerpo.

Durante el año que duró la investigación, los voluntarios que emplearon soportes para la espalda informaron un promedio de 53 días menos con padecimientos lumbares que los que no los utilizaron.

Sin embargo, la cantidad de días laborales perdidos por enfermedad fue similar en los 2 grupos.

Para Mayo Clinic, una entidad sin fines de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación médica en los Estados Unidos, no existen pruebas que demuestren que el uso de un corrector postural, zapatos especiales, plantillas, colchones o muebles diseñados puedan ser útiles para la prevención o el alivio del dolor de espalda.

No se detectaron diferencias entre los que usaron los correctores de espalda y los que no.

En cambio, para su tratamiento recomiendan analgésicos de venta libre, relajantes musculares, fisioterapia con calor, ultrasonido o estimulación eléctrica; y para casos más complejos, una cirugía.

Respuesta final sobre los correctores de espalda

Después de analizar los estudios científicos y la opinión de entidades médicas llegué a la conclusión de que no existe evidencia concreta de que estos soportes lumbares ayuden en la prevención y el tratamiento de los dolores de espalda y los problemas posturales.

Sin embargo, pueden utilizarse como un complemento de la terapia tradicional.

De todos modos, antes de usar cualquier producto te recomiendo consultar a un profesional de la salud o a un fisioterapeuta para que te indique si son adecuados para tu tipo de patología particular.

Si ya eres usuario de un corrector de espalda, ¡cuéntame tu experiencia!

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy