¿Por qué es tan importante mantener la hidratación de los niños?

Una correcta hidratación es clave para mantener una buena salud. El consumo de fluidos es vital tanto en adultos como en niños, pero en el caso de los más pequeños es aún más importante porque ellos son más vulnerables a las consecuencias de la deshidratación, así afirman expertos del Observatorio de Hidratación y Salud.

De acuerdo con datos de la organización Hydration for Health, los niños no suelen beber suficientes líquidos a lo largo del día, por lo que no alcanzan la ingesta diaria recomendada.

la-importancia-de-la-hidratación-de-los-niños

Hay que tener en cuenta que esta varía según la edad del niño:

  • En los que tienen entre 1 y 2 años se recomienda una ingesta de 1100-1200 ml/día
  • Los niños que tienen entre 2 y 3 años de 1300 ml/día
  • Los de 4 a 8 años de 1600 ml/día.

En la etapa preadolescente, estos requerimientos se acercan a los de un adulto, que serían unos 2 litros al día, dependiendo de la actividad que realicen.

Pero, ¿cómo hacer que los niños tomen el suficiente líquido y se mantengan hidratados? Si quieres saberlo te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a lograrlo.

Dar líquidos sin esperar que lo pidan

Es importante tener en cuenta que en los niños el sentido de la sed no está desarrollado como en los adultos, lo que significa que podrían pasar mucho tiempo sin tomar líquidos si esperas a que te pidan agua o algún zumo. Por ello, es esencial crear en ellos el hábito de beber líquidos desde pequeños.

facilitando-la-hidratación-de-los-niños

Para conseguirlo los padres deben asegurarse de ofrecerles bebidas refrescantes durante las comidas y meriendas, en especial en los días que tienen mucha actividad o que hace mucho calor.

Asimismo, es recomendable facilitar el alcance de los niños a las bebidas. Puedes dejar una botellita de agua siempre cerca o algún zumo de su preferencia.

Hacer que la ingesta de agua sea divertida

Hay niños que no les gusta mucho el agua, por lo que es probable que la rechacen con frecuencia, sobre todo si no sienten sed. Para evitar esto los padres deben ser un poco creativos para incentivar el consumo.

Una forma de hacerlo es preparando aguas saborizadas en casa, con frutas naturales e incluso de colores.

Esta agua también puedes convertirla en palitos de helado o hacer helados con zumos de frutas.

hidratación-de-los-niños-mediante-agua-saborizada

También puedes comprar vasos de colores o de algún personaje que le guste, con distintas formas o sorbetes reutilizables coloridos.

De esta manera los pequeños se sentirán más motivados y consumirán los líquidos que necesitan.

Controlar la temperatura de las estancias

Para manejar el aumento de la temperatura corporal también es importante controlar la temperatura de las estancias.

En los días de verano, por ejemplo, cuando el calor se hace implacable es fundamental contar con aparatos que ayuden a refrescar la casa, tal como un ventilador de torre o uno sin aspas, que maximizan el flujo de aire.

evitar-la-deshidratación-de-los-niños-mejorando-el-ambiente-caluroso

Al contar con un ambiente fresco también se evita la deshidratación. Pero debes conocer también los peligros que tienen los ventiladores en la habitación de los niños.

Recuerda que la deshidratación, aunque sea leve, tiene un efecto negativo en los niños, sobre todo en lo que respecta a las funciones cognitivas, a la tolerancia al esfuerzo y a su rendimiento general.

Evitar las bebidas azucaradas para la hidratación de los niños

Si lo que se quiere es hidratar, las bebidas azucaradas no son una buena opción. Y es que, según Beatriz Frausto, experta en nutrición clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el consumo de bebidas con alto contenido de azúcar y edulcorantes en vez de aliviar la sed puede causar deshidratación, además de inducir el desarrollo de diversas enfermedades.

evitar-las-bebidas-azucaradas-en-la-hidratación-de-los-niños

Esto pasa porque para poder metabolizar el azúcar, el cuerpo toma el agua de las células, lo que hace que se tenga más sed para compensar el agua que se está perdiendo. Por ello, el agua natural es la bebida por excelencia para hidratar de forma saludable el organismo.


Si tienes en cuenta estos consejos podrás mantener la correcta hidratación de los niños.

Como última recomendación da el ejemplo: recuerda que los niños imitan comportamientos, así que si te ven hidratándote de forma regular, con las comidas, después de hacer ejercicios, etc., será más sencillo que tomen el hábito de hacerlo ellos. 

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy