¿Cómo puedes prevenir el moho en casa?

Para todas las enfermedades y problemas en esta vida, el mejor remedio es la prevención.

Y aún más en el caso del moho, pues sus consecuencias van desde simples daños cosméticos en las superficies de tus muebles y paredes hasta graves infecciones respiratorias.

Para ayudarte a mantener la casa saludable, en este artículo te recopilado una lista de los mejores consejos para prevenir el moho en casa.

Varias condiciones médicas se pueden agravar de manera significativa con la presencia de moho, como el asma y el insomnio, y digo esto por mencionar apenas alguna de las muchas consecuencias que trae este hongo amante del calor y la humedad.

Si quieres conocer más sobre los problemas del moho, te he preparado un artículo sobre cómo te puede afectar el moho de la casa a tu salud.

Además, solucionar un problema de moho requiere largas horas de limpieza y reparaciones, con compuestos químicos especiales, y con equipo protector como mascarilla, guantes y hasta gafas.

Y si el moho se extiende por varios metros, no hay manera de erradicarlo sin la ayuda de un equipo profesional, el cual no resulta nada barato.

hay que prevenir el moho en casa para evitar enfermedades y alergias

Son muchas las razones para hacer todo lo posible en prevenirlo, y más aún si ya has vivido alguna experiencia con el moho, pues se trata de un tipo de problema que suele reincidir.

Así que manos a la obra, lee y pon en práctica estos consejos sencillos para prevenir el moho en casa:

Mantén una buena ventilación para prevenir el moho en casa

El moho se reproduce a través de esporas, es decir, células en forma de partículas microscópicas que se esparcen flotando por el aire, hasta que consiguen un sitio fijo con las condiciones ideales para anidar y crecer.

Pero si mantienes el aire de casa en permanente circulación, no le darás chance a esas esporas de asentarse en ningún lado, y por ende, no podrán desarrollarse en los espacios de tu hogar.

El moho siempre está en el aire, sobre todo en el aire de exteriores, ya que es primordial en la descomposición de hojitas caídas, frutas y materia orgánica en general.

Así lo explican en esta guía sobre el moho y la humedad, de la agencia de protección del medio ambiente de los Estados Unidos (EPA).

Cada vez que abres la puerta, o las ventanas, entra cierta cantidad de esporas de moho, es inevitable. Pero no te preocupes, si te aseguras de que todos los espacios de tu casa tienen buena ventilación no hay nada que temer.

La ventilación no sólo aleja las esporas, sino que además contribuye a secar los rastros de humedad con rapidez, y la humedad es justo lo que el moho busca para asentarse.

Utiliza ventiladores, o aires acondicionados, y limpia con regularidad las salidas de aire.

O mejor aún, si tienes o puedes comprar un purificador de aire, éste hará el trabajo completo: hacer circular el aire y atrapar las esporas de moho en su filtro HEPA.

En esta guía te menciono los purificadores de aire más potentes y capaces para atrapar esporas de moho.

Mantén la casa fresca

El moho adora los sitios calentitos para asentarse y crecer. húmedos y calentitos. Por ello es importante refrescar la casa, sobre todo en verano, para que no tenga la temperatura ideal para el moho.

Cuando sea invierno, no exageres con la calefacción. Mantén la temperatura interior entre 21° y 23°C. A esa temperatura el moho aún podría crecer, pero con mucha lentitud. ¡Hay que ponérsela difícil!

Usa un deshumidificador

El aire siempre tiene agua, y eso no es malo, necesitamos cierta humedad en el aire para poder estar saludables; pero en ciertas épocas del año, sobre todo en otoño y en invierno, el ambiente se torna demasiado húmedo por las lluvias y la nieve, y sin que te des cuenta esa humedad se condensa en los rincones y se convierte en un refugio perfecto para el moho.

Como dice en la sección de prevención de la mencionada guía sobre el moho, el nivel de humedad en el interior de tu hogar debe ser inferior al 60%, de preferencia entre 30% y 50% para evitar el crecimiento del moho.

Para lograr eso es necesario que tengas un deshumidificador en casa, un aparato que va condensando la humedad del aire y almacenándola en un depósito, evitando que se adhiera a ninguna otra superficie.

prevenir el moho en casa

Mantén la casa seca

Hay muchos posibles focos de humedad además del clima, y debes estar atento a cada uno de ellos para eliminarlos, no vaya a ser que las esporas de moho los encuentren antes que tú.

Revisa las siguientes zonas en casa:

  • Grifos y tuberías, para reparar fugas y filtraciones.
  • Pisos y paredes de la planta baja y el sótano, para impermeabilizarlos y que no traspase la humedad de la tierra.
  • Dentro de los armarios y percheros, donde a veces se guarda ropa húmeda.
  • Conexiones de las mangueras de los aparatos que funcionen con agua, como la lavadora, el lavavajillas y el termo eléctrico, para verificar que no tengan ningún goteo.
  • Alrededor de las macetas de las plantas, para cerciorarte de que no haya quedado estancada alguna salpicadura de agua.
  • Debajo de las alfombras, en especial la de la puerta principal y la del baño.
  • Debajo de lavabos y fregaderos, por ser zonas donde siempre se escurre algo de agua.
  • Techo, para contrarrestar cualquier posible gotera.
  • Respirador de la secadora de ropa, asegurándote de que ventile el aire caliente y húmedo hacia el exterior de la casa.

Todos estos puntos debes revisarlos con regularidad, al menos una vez a la semana, secar cualquier rastro de agua o humedad si la encuentras, y hacer reparaciones si hacen falta para que no vuelva a ocurrir.

Limpia de forma rutinaria la cocina y los baños

En estos 2 sitios de la casa la humedad no es opcional; allí se utiliza agua para todo y es inevitable que salpique al piso o a las paredes de vez en cuando.

Unas gotitas de agua aquí y allá no son motivo de angustia, a menos que te olvides de ellas y las dejes acumularse en cómodos charquitos para el moho.

Mínimo una vez a la semana limpia y seca bien los alrededores de la ducha o bañera, debajo del fregadero, debajo del lavabo, alrededor del inodoro, y pon a secar las toallas y la alfombra al sol.

Además, debido a las duchas con agua caliente, el agua tiende a condensarse en las paredes y espejos, así que no olvides secar bien todas las superficies al terminar de bañarte, y dejar las ventanas abiertas un rato para que el aire circule.

En el baño y en la cocina la humedad y el calor están por doquier, los dos factores preferidos del moho, así que, si puedes, pon a funcionar el purificador de aire un par de horas al día, para capturar las partículas de moho antes de que se enteren del paraíso que las rodea.

Revisa las ventanas

Para la llegada del invierno hay que tomar cientos de previsiones, y varias de ellas son justo para evitar el moho.

El punto más delicado está en las ventanas, por 2 motivos:

  1. Pueden tener grietas o ranuras a través de las cuales ingresa el aire húmedo a la casa, y esa humedad se queda acumulada en los marcos de las ventanas, donde es común que se formen manchas de moho.
  2. Si son de acristalamiento sencillo o simple, al chocar la temperatura fría de afuera con la temperatura caliente que proporciona el calefactor, se generará condensación en la parte interna del cristal. Las gotitas de agua condensada se deslizan y se acumulan en los marcos de las ventanas, lo cual ya sabes por qué es un riesgo.

Es importante que te asegures de que la ventana, estando cerrada, no permita la entrada de aire por ninguna brecha; y luego procede a aislar los cristales, ya sea con material plástico especial para aislante, usando envoltorio de burbujas, o con cortinas termorresistentes.

Los materiales aislantes suelen ser baratos, y al tener las ventanas aisladas se conserva con mayor eficiencia el calor, por lo que además de prevenir el moho, también percibirás un ahorro en el gasto eléctrico del calefactor.

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy