¿Por qué debes en especial cuidar la piel a partir de los 40?

El cuidado de la piel es algo que resulta indispensable a cualquier edad, pues la piel es el órgano encargado de cubrir y proteger a todo el organismo. Sin embargo, es a partir de los 40 años que la piel comienza a mostrar mayores signos de maltrato y envejecimiento, por lo que sus cuidados a esta edad deben ser aún más profundos.

Durante los primeros 20 años de vida, la piel se regenera y renueva de forma rápida, haciendo que las células muertas sean sustituidas por las nuevas en un período aproximado de 28 días.

Pero, mientras la piel va envejeciendo, este período se ralentiza. Ciertos factores como la exposición a los rayos UV, el tabaco y el alcohol, también aceleran este proceso de envejecimiento.

chica-para-cuidar-la-piel-a-partir-de-los-40

Por eso, es importante tener en cuenta que la piel necesita de ciertos cuidados durante cada etapa de la vida. De acuerdo con el Centro Nacional de Análisis Genómico la piel pierde la función de regenerarse a medida que envejece, pues la producción de colágeno y proteínas se va reduciendo de forma gradual, haciendo que las capas de la piel se tornen más delgadas y frágiles, dando pie a la aparición de las arrugas.

Si bien este es un proceso natural, no por ello resulta inevitable. Mientras la piel reciba los cuidados necesarios, podrá mantener sus niveles de colágeno, elastina y proteínas que la ayudarán a regenerarse de forma continua.

Para lograrlo, es necesario incluir los siguientes métodos en tus hábitos diarios:

Consumir alimentos ricos en vitaminas

La alimentación es la clave de un cuerpo saludable, tanto por dentro como por fuera. Vitaminas como la C y la E tienen un efecto antioxidante que permite eliminar los radicales libres responsables del envejecimiento. Además, estimulan la producción de colágeno y ayudan a reafirmar la textura de la piel.

La Vitamina A, conocida también como retinol, actúa en la dermis reduciendo la apariencia de las arrugas y evitando que se produzcan nuevos surcos.

Puedes encontrar estas vitaminas en los siguientes alimentos:

Consumir-alimentos-ricos-en-vitaminas-para-cuidar-la-piel-a-partir-de-los-40
  • En lácteos como el queso, mantequilla y leche.
  • Es una buena opción consumir vegetales como el brocoli, col, espinacas, zanahorias, batatas y el pimiento rojo.
  • Las frutas como el melón, el mango, el kiwi, la naranja, las semillas y los frutos secos también son ricos en estas vitaminas.

Protección contra los rayos UV

Estar en una exposición constante al sol, sin tener ningún tipo de protección solar, genera daños irreparables en la piel a partir de los 40 años (e incluso antes).

Lo mejor que se puede hacer para evitarlo es utilizar cremas o bloqueadores solares con un buen nivel de protección.

Protección-contra-los-rayos-UV

Debes hacer de esto un hábito diario y más aún si dedicas muchas horas de tu día al aire libre.

Mejora tu rutina de limpieza e hidratación

Una piel de 40 años no es la misma que una de 20, eso está claro, por lo que los cuidados que le des deben ser mucho mejores.

Eliminar las impurezas y cualquier rastro de maquillaje debe ser tu prioridad, aunque estés agotada y no quieras ni lavarte el rostro por las noches.

Mejora-tu-rutina-de-limpieza-e-hidratación

Debes elegir cremas exfoliantes que no sean demasiado agresivas con tu piel y que tengan una consistencia espesa, pues a partir de los 40 la piel tiende a resecarse más.

De esta forma, tu piel se mantendrá limpia e hidratada, evitando la acumulación de células muertas y que se dé la aparición de surcos en tu rostro.

Utiliza cremas adecuadas para cada área de tu piel

Las áreas en las que más se aprecia el envejecimiento de la piel son el cuello, las manos y el rostro. Esto se debe a que en estas zonas la piel es mucho más fina y propensa a resecarse, por lo que los cuidados son diferentes a otras áreas del cuerpo.

Por eso, te recomiendo utilizar cremas específicas para cada zona de vez en cuando. La mejor razón para hacerlo es que existen cremas diseñadas para reparar y regenerar cada área, así como prevenir la aparición de nuevas arrugas.

Utiliza-cremas-adecuadas-para-cada-área-de-tu-piel

Sólo basta con comparar los efectos y beneficios que ofrece una crema corporal con los que ofrece una crema facial, para notar las diferencias. Todo esto sin contar con la amplia gama de cremas hidratantes y antiarrugas disponibles en el mercado.

Podemos tomar como ejemplo zonas como el contorno de los ojos y los párpados, donde la piel resulta mucho más frágil y delgada, por lo que los cuidados que necesitan deben ser mucho más profundos.

Para proteger esta área de la piel puedes utilizar cremas diseñadas para el contorno de los ojos, que poseen ingredientes diferentes a los de las cremas faciales. Además, sus efectos son distintos a cualquier crema hidratante, pues actúa de forma directa eliminando las patas de gallo y previniendo su aparición.

Conoce cuál es tu tipo de piel

Por último, lo más importante que debes hacer es conocer cuál es tu tipo de piel.

Si bien todas las pieles tienden a resecarse pasados los 40, hay pieles grasas que pueden requerir de cuidados diferentes a los de la piel seca.

Es por esta razón que resulta necesario saber qué tipo de piel tienes y cuáles son los tratamientos adecuados para ti.

Piel mixta

Este es un tipo de piel bastante común. Se caracteriza por presentar resequedad en el área de las mejillas y, a su vez, tener una textura grasa en la zona de la frente, nariz y barbilla.

Piel-mixta

Piel grasa

Las pieles grasas tienden a producir una mayor cantidad de sebo y a acumular impurezas. Su apariencia resulta brillante y los poros se ven más grandes que los de una piel normal.

Piel-grasa

Piel seca

Cuando se tiene un tipo de piel seca, está tiende a agrietarse y adquiere una apariencia escamosa. Es áspera y requiere de una hidratación constante.

Piel-seca

Piel sensible

Este tipo de piel se enrojece e irrita con facilidad, por lo que los cuidados que amerita llegan a ser excesivos. Es importante no exponerla de forma directa a los rayos UV.

Piel-sensible

Piel madura

Cuando la piel alcanza cierta edad, pierde elasticidad y firmeza, por lo que las arrugas comienzan a aparecer. Requiere de una hidratación profunda con cremas ricas en colágeno y elastina.

Piel-madura

Piel normal

Esta piel se caracteriza por tener un nivel normal de grasa y poros pequeños. Es la menos propensa a sufrir daños, por lo que si tu tipo de piel es normal, sólo necesitarás de limpiezas e hidrataciones suaves.

Piel-normal

Así que, teniendo esto en cuenta, podrás elegir un tratamiento adecuado para tu tipo de piel y así mantenerla protegida, sin importar tu edad.

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy