Cocinar con soplete es una práctica utilizada desde hace años en la llamada alta cocina o “haute cuisine”, para darle un toque refinado y atractivo a los platos, salsas y postres.

Sin embargo, debido a su bajo coste y fácil manejo, también es cada vez más habitual su empleo a nivel doméstico, ya sea para dorar la parte superior de los merengues, derretir el queso en una receta o quemar el azúcar en un soufflé.

Si quieres saber más sobre estas antorchas de cocina, voy a contarte a continuación cómo se utilizan, cuáles son sus principales ventajas y qué usos darle para llevar tus preparaciones a otro nivel.

¿Qué es un soplete de cocina?

subir el nivel de tus platos con un soplete de cocina

A grandes rasgos un soplete culinario no se diferencia mucho del industrial, empleado en tareas de calentamiento, soldadura, oxicorte y limpieza dentro de la metalurgia.

El mismo cuenta con un cabezal alimentado por una carga de gas -en la mayoría de los casos butano o propano-, que le permite ofrecer una llama concentrada y potente de hasta 1.350º C.

Esta no requiere de cerillas u otros fuegos externos para iniciar la combustión, ya que posee un mecanismo que genera una chispa en su interior. La intensidad de la llama es regulable e incluye un seguro que evita la pérdida de gas cuando no está en uso.

Estos equipos no precisan estar conectados a ninguna fuente de energía y las cargas ofrecen una autonomía de entre 1 y 2 horas en función del uso.

En el hogar se emplean para derretir caramelo, fundir chocolates o quesos, tostar pan rallado o dar el último punto a la carne o al pescado. Además son muy útiles para dorar la piel de los tomates y pimientos, flamear un cocktail o encender un habano o un cigarro con estilo.

Sin embargo no deben confundirse con los ahumadores de alimentos, que son otro tipo de aparatos que se encargan de darle sabor ahumado a un plato al someterlo a una fuente de humo. Para más detalles sobre estos últimos échale un vistazo a este artículo sobre ahumadores de alimentos.


Ventajas de un soplete a gas para cocina

Entre los principales beneficios de un flameador de cocina se destacan:

1) Un uso sencillo para grandes resultados

Este aparato para flambear es muy fácil de manejar y no requiere de grandes conocimientos culinarios para obtener resultados profesionales.

Además su uso ayuda a ahorrar tiempo y estimula la creatividad de los chefs para crear platos únicos y distintivos. 

Mujer cocinando con soplete

2) Son seguros y duraderos

El sistema de carga de un soplete de cocina cuenta con bloqueos que evitan la pérdida accidental de gas o el empleo indebido por niños.

De todos modos, recuerda no tocar la punta por donde sale la llama después de su uso, ya que puede estar caliente. 

Bloqueo de seguridad

Por otro lado, la mayoría están hechos de aluminio, acero inoxidable u otros materiales resistentes al calor que garantizan una larga vida útil.

3) Son autónomos y fáciles de almacenar

Este aparato cuenta con un mango ergonómico que permite operarlo con comodidad en distintas posiciones sin depender del largo de un cable o de la cercanía con una fuente eléctrica.

Además su tamaño y peso diminuto (entre 120 y 350 gramos) facilita su manejo y guardado en cualquier cajón o alacena.

Soplete autónomo

4) Son baratos y versátiles

En Amazon es posible encontrar un soplete de cocina pequeño por menos de 15 euros. Por su parte, el coste de las cargas de gas varía entre 2 y 3 euros, por lo que están al alcance de todos los bolsillos.

Otra de sus ventajas es que son multiuso, ya que pueden utilizarse en un gran número de recetas, platos y postres, e incluso en coctelería o para descongelar tuberías y encender velas, cigarros, barbacoas u hogueras.

Encendiendo barbacoa con soplete

Los más potentes también sirven para pequeñas tareas de soldadura y artesanía, como la fabricación y la limpieza de joyas, manualidades y trabajos artísticos con resina.


Principales usos del soplete de cocina

Con estas antorchas podrás:

1) Asar

Sirven para añadir texturas o darles un toque más crocante a las carnes y pollos, dorar canelones, sushi, mariscos, salmón y otros pescados, quemar las plumas de las aves, y tostar panes, verduras y frutas, lo que también ayuda a pelarlas de manera más fácil.

Asando carne con soplete

2) Fundir

Con un soplete para gratinar podrás derretir chocolates, quesos, mantequillas y malvaviscos.

3) Caramelizar

Si te gustan los postres también podrás caramelizar el azúcar en una crème brûlée, merengues, tortas, soufflés, pudín de huevo, crema catalana y salsas de carne.

Creme brulee caramelizado

4) Flambear

Un soplete de cocina para flambear permite además evaporar el alcohol de distintos licores y dejar su aroma y sabor en las comidas.

5) Aromatizar

Otro uso interesante es para resaltar el sabor de ciertos ingredientes de un cóctel, como por ejemplo cremas y hierbas. Además esto también permite obtener resultados más estéticos para el consumidor.

Cóctel flameante

Cómo usar un soplete de cocina paso a paso

Utiliza esta herramienta siempre en lugares bien ventilados y lejos de objetos inflamables.Para empezar:

1) Coloca el contenedor de gas en el equipo o presiona la boquilla del envase en el agujero para cargarlo.

2) Una vez transcurridos entre 3 y 5 minutos aprieta el encendido piezoeléctrico.

3) Regula la intensidad del fuego con el mecanismo de control. La llama fina es perfecta para caramelizar el azúcar o dorar un merengue, mientras que la gruesa es ideal para quemar aves, pescados y carnes.

4) Si vas a utilizarlo por un tiempo prolongado, activa el sistema de bloqueo para mantener el fuego estable sin necesidad de apretar el botón.

5) Da pinceladas con la llama en los alimentos, sin permanecer mucho tiempo en la misma zona para evitar que la comida se queme.

Usando soplador para cocinar

8) Cuando lo uses para tareas de repostería, evita dirigir la llama de forma directa hacia el recipiente ya que el calor puede dañarlo.

7) No uses el soplete por más de 10 minutos seguidos para que no se sobrecaliente. De ser necesario, apágalo por al menos 5 minutos y vuelve a empezar.

8) Cuando termines la tarea, coloca el seguro y espera a que se enfríe para guardarlo.

9) Si no vas a emplearlo en los próximos días, quita la cámara de gas.

10) Cada tanto limpia la boquilla con un pañuelo seco para evitar que se acumule suciedad. Para esto no se recomienda el uso de agua o jabón.


Ahora que ya sabes qué características tienen los sopletes para cocinar y cuándo utilizarlos, podrás subir el nivel de tus platos de manera profesional.

Si aún no tienes un buen soplete en tu cocina, no esperes más y elige entre estos 9 modelos a la venta que he seleccionado entre los mejores sopletes de cocina.

Eso sí, antes de elegir uno, te recomiendo esta guía donde explico los factores más importantes a tener en cuenta antes de adquirir un soplete de cocina.

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy