Con la llegada del clima cálido aumenta la exposición a los rayos ultravioleta del sol, y la mejor manera de proteger la piel de los efectos negativos de estos rayos es aplicándote protector solar.  

Muchos mitos hay alrededor de los protectores solares y es por eso que en este post te revelaré lo que hay detrás de los más conocidos, así podrás saber si son tan ciertos como dicen.

Mito N° 1: Solo los de piel clara deben usar protector solar

Protección solar_piel morena

Es probable que hayas escuchado la frasey te diré que es falsa; el daño causado por los rayos UV del sol afecta a todas las pieles. Por eso, no importando el color de piel, debes usar protección solar.  

En un estudio realizado por la Asociación Americana contra el Cáncer indican que si bien es cierto que las personas con piel y ojos claros son más propensas a sufrir de daños causados por el sol, las pieles oscuras también pueden resultar afectadas. 

Las pieles oscuras y de otros orígenes étnicos producen una mayor cantidad de melanina, la cual actúa como una barrera de los rayos UV, haciéndolas más resistentes a la acción del sol.

Pero de igual manera, una prolongación elevada puede llegar a dañarlas, ahí es donde entra en acción el protector solar brindándote otra capa de resguardo.

Mito N°2: Si el clima esta nublado no tienes que usar protector solar

protección-solar_-Nublado

A simple vista parece algo lógico que no uses protector solar si no hace sol, pero la realidad es otra muy diferente: los rayos ultravioleta llegan de igual manera, no importando si el día esta soleado o nublado.

La Fundación del Cáncer de Piel señala que la radiación ultravioleta llega a la tierra en un día nublado hasta en un 40%, por lo que salir sin aplicarte protector solar no es una buena opción  

Mito N°3: Si usas protector solar en la playa no te bronceas

Protección-solar_horario

Esto es un mito a medias y depende de 2 factores: la cantidad de protector solar que uses y el tiempo que te expongas a los rayos del sol.

Luis Rodríguez, médico dermatólogo en el Hospital de Monforte, indica que un bajo tiempo de exposición a los rayos solares sumado a aplicar un protector solar con un factor alto y en la cantidad correcta, debería evitar que te broncees.

En este punto, ten en cuenta que el bronceado es la manera del cuerpo de decirte que está recibiendo una cantidad fuera de lo común de radiación solar, lo que en realidad no es bueno.

Por ello, si quieres tomar color pero protegiendo tu piel debes exponerte por periodos de tiempo cortos al astro rey, evitando siempre las horas de mayor radiación (entre las 11:00 am y las 4:00 pm) y aplicándote un protector solar con factor alto.

Mito N°4: Si uso protector solar tendré déficit de vitamina D

protección-solar_vitaminas

Este es otro mito a medias: la vitamina D es necesaria ya que ella se encarga de mantener correctos los niveles de calcio en el cuerpo, el cual será utilizado para fortalecer los huesos y reducir el riesgo de fracturas.

Pero ten en cuenta que el sol no es la única fuente de la que puedes obtener la vitamina D.

La Asociación Americana Contra el Cáncer resalta que es mejor obtener la vitamina D necesaria para el organismo de los alimentos o complementos vitamínicos, en lugar de exponerse a los rayos solares. Esto debido a que tomar el sol por tiempo prolongado aumenta el riesgo de sufrir cáncer de piel.

Así que, si tienes déficit de vitamina D debes comenzar por alimentarte con alimentos ricos en ella (leche, pescados, entre otros),  en lugar de tostarte bajo el sol.   

Mito N° 5: El protector solar no caduca

Protector-solar_vencimiento

Si has escuchado esto con anterioridad te comento que no es correcto; la mayoría de los  protectores solares indican la fecha de vencimiento en el frasco y debes desecharlo cuando haya pasado esa fecha.

También puedes encontrarte con protectores solares que no incluyan la fecha de vencimiento. Con respecto a esto, el Dr. Lawrence Gibson médico dermatólogo de la Clínica Mayo, señala que los protectores solares sin fecha de caducidad pueden ser utilizados por un plazo de hasta 3 años, siempre que conserven el mismo color y consistencia.

De manera que si te sobró protector solar del año pasado (cosa que no debería porque tienes que aplicarlo a diario), puedes utilizarlo este año teniendo en cuenta los puntos anteriores. 

Mito N°6: Si voy a nadar no necesito protector solar

Protección-solar_agua

Este mito es falso: siempre debes aplicarte protector solar y más al estar bajo el agua, ya que la misma actúa como un espejo potenciando la acción de los rayos solares.

Eso sí,  cuando vayas a la playa o piscina tienes que usar un protector solar con resistencia al agua, siendo este el único que se quedará en tu piel.  

El Dr. Lawrence, dermatólogo de la Clínica Mayo, indica que un protector solar con resistencia al agua se mantiene en la piel hasta por 40 minutos y uno muy resistente al agua hasta por 80 minutos.

El hecho es que en un día de playa, nadando o no, debes usar protector y lo mejor es elegir uno con un FPS alto (mayor de 30) y muy resistente al agua para más seguridad.


Aquí tienes unos artículos muy interesantes que, si te preocupas por los rayos solares, deberías visitarlos:

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy