Cuando el calor se instala en nuestro hogar, es común que desees mantener la casa fresca de la forma que sea posible.

Si bien la primera opción es la de usar un aire acondicionado ¿qué ocurre cuando no se tiene uno o quieres ahorrar dinero en el consumo energético?

ahorro-de-dinero

La buena noticia es que existen muchos remedios y trucos para volver tu hogar en un sitio más aireado y refrescante.

También estos son ideales para no gastar mucho presupuesto en esta tarea, y tener de esta forma los mejores resultados posibles.

Baja las persianas de tu casa

Si de refrescar una casa se trata, el primer consejo a dar es que en las horas de más calor cierres las ventanas y bajes las persianas. Con esto evitarás que el aire caliente entre en el espacio, y al bajar las persianas se logrará que el aire no se caliente en la habitación.

bajar-las-persianas-para-mantener-la-casa-fresca

Lo ideal es hacerlo con todas las ventanas posibles, y tratar en la misma manera de oscurecer la casa. Algo que aumentará la sensación de frescor.

Aunque en estos momentos el uso de un buen ventilador como los modelos de torre o los ventiladores sin aspas, es esencial para una buena ventilación.

No te olvides de ventilar al amanecer y al anochecer

Aunque la mayoría del tiempo las ventanas deben permanecer cerradas, cuando sea el momento del amanecer o anochecer, es tiempo de abrirlas para que dejes que el aire circule. También deberías abrir tus puertas para este propósito.

ventilar-al-amanecer-y-anochecer-para-mantener-la-casa-fresca

Con esto, podrás lograr crear corrientes de aire que permitan tener habitaciones con una temperatura más baja.

Cambia alfombras, sábanas y decoraciones

Cuando el verano se establece en tu hogar, es tiempo de adaptar a éste al calor. ¿Cómo se puede hacer esto? Para comenzar se pueden quitar las alfombras, que no hacen más que tapar el suelo y agregan pesadez a estas superficies.

cambiar-sabanas-alfombras-y-decoracion

También es tiempo de cambiar las sábanas por algunas de algodón y evitar bajo cualquier motivo, el terciopelo. La idea es usar materiales ligeros que permitan transpirar con comodidad.

Tampoco se puede desentender el aspecto de la decoración en nuestro propósito, por lo que puedes redecorar con colores claros o algún motivo floral. Todo esto da la impresión de ligereza y fluidez, algo que se contrapone al calor.

Aprovecha tu extractor

Las cocinas generan mucho calor en las casas, por lo que cuando se esté cocinando procura poner el extractor para que así cumpla con su función y pueda aspirar el aire caliente.

usar-el-extractor-de-la-cocina

Otro consejo para evitar producir el calor de las cocinas, es aprovechar el jardín o balcón si se posee para hacer barbacoas u otro tipo de alimentos.

Trata por igual de alimentarte con productos frescos que den una sensación de frescura.

Cuidado con los electrodomésticos

Algo muy curioso y que puede que no sepas, es que todos los electrodomésticos son fuentes de calor. El televisor o lavadora sí puede estar calentando una habitación a pesar de que no lo sientas así.

electrodomesticos-generan-calor

Por lo que evitar el uso de estos es importante para una temperatura cómoda en momentos de extremo calor. También deberías desconectarlos cuando no los estés usando.

Cambia las bombillas

Otra gran fuente de calor son las bombillas, así que para solventar esto se puede reemplazar a las bombillas incandescentes por LED o de bajo consumo.

Las bombillas incandescentes son conocidas por gastar un 90% de su energía en el calor que estas emiten. Por lo que sustituirlas por luz LED es una excelente opción para ahorrar.

cambiar-las-bombillas-para-mantener-la-casa-fresca

Pero recuerda que la solución para enfriar no es evitar el uso de bombillas encendidas tanto en el hogar como en sitios de trabajo: aquellas personas que reciben una gran cantidad de luz artificial o natural, experimentan un mejor sueño y bajos niveles de depresión y estrés en comparación con quienes no reciben una iluminación adecuada.

Todo ello según un estudio de Lighting Research Center (LRC) en Rensselaer Polytechnic Institute.

Instala láminas solares en los cristales

Una estrategia para frenar el calor es la de colocar láminas solares en los cristales, estas permiten que la luz y el calor sean reflejados. Además tienen como ventaja, que no es necesario quitar el cristal.

láminas-solares-en-los-cristales

Estas son capaces de reducir el calor a un 80% y lograr un espacio más fresco, sin la necesidad de gastar mucho dinero en la factura de la luz.

Aprovecha la naturaleza a tu favor

Las enredaderas son excelentes oportunidades para proteger la fachada de tu casa del calor, ellas pueden servir como una barrera natural frente al calor. Logrando así habitaciones más agradables de acuerdo a su temperatura.

aprovecha-la-naturaleza-a-tu-favor

Por igual, si se tiene un patio o terraza se puede regar al anochecer para refrescarlo. Esto porque el calor suele acumularse en el suelo, y con ello se podrá aliviar un poco este aspecto.

No uses agua caliente

El agua caliente sigue siendo usada con mucha frecuencia en todas las estaciones del año, pero puede ser un gran error si se considera que por ejemplo bañarse en agua caliente cuando hace calor, no hace más que generar más calor y vapor.

no-usar-agua-caliente-para-mantener-la-casa-fresca

El vapor siempre hará que una casa se caliente, por lo que tampoco se recomienda que cocines o laves en horas de mayor temperatura.

Escapa de las segundas plantas

Si se tiene una casa con varias plantas, la opción más astuta es comenzar a pasar más tiempo en la planta de abajo en el verano.

permanecer-en-la-planta-más-baja

La razón es que el aire caliente tiende a subir, mientras que en lo que respecta al aire frio, se mantiene abajo por ser más denso.

Esto es una buena alternativa cuando transcurren las horas de más calor, y cuando se nota que ninguno de los consejos ya explicados, pudieron lidiar con tu acaloramiento.

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy