Para conservar las sartenes de cobre en buen estado y que mantengan su brillo característico es necesario lustrarlas con regularidad y lavarlas de manera adecuada tras cada uso.

Si sabes limpiar sartenes de cobre y hacer un mantenimiento adecuado te durarán toda la vida con el mismo aspecto del primer día.

En este artículo voy a explicarte cómo pulirlas y limpiarlas paso a paso para protegerlas de la oxidación y que luzcan siempre impecables.

Guía para limpiar sartenes de cobre con ingredientes naturales

Para evitar que las sartenes de cobre pierdan su brillo te recomiendo pulirlas apenas presenten manchas verdosas, marrones o azuladas, o áreas oscuras en su superficie.

Mismo que las utilices poco o solo las tengas en la cocina como objetos de decoración, es importante lustrarlas cada 2 o 3 meses ya que la sola humedad del ambiente puede oxidarlas y dejarlas opacas.

Para este proceso se usan ingredientes naturales como la sal fina, el bicarbonato de sodio y el jugo de limón.

Bicarbonato y limón para limpiar sartenes de cobre

Aquí te dejo una guía para pulirlas paso a paso:

1) Parte 2 limones al medio y exprime el jugo sobre la superficie de la sartén apretándolos con la mano.

2) Agrega 2 cucharadas (20 g) de bicarbonato de sodio sobre el jugo, el cual comenzará a burbujear.

3) Aplica un puñado de sal fina sobre una esponja suave y frótala sobre la mezcla. Evita la sal gruesa ya que puede rayar el utensilio.

4) Dale varias pasadas a la superficie sin ejercer mucha presión, hasta que la misma adquiera un color rosado y brilloso.

5) Enjuaga con agua tibia y sécala bien con un paño limpio.

Como una imagen vale más que mil palabras, en este vídeo puedes ver lo que he explicado en acción además de otros detalles:

También puedes utilizar vinagre blanco en lugar del bicarbonato de sodio y seguir los mismos pasos. 

Otra opción de pulido casero para manchas leves consiste en mezclar kétchup o salsa de tomate con un poco de sal y frotar la pasta en la superficie de cobre. La misma se deja reposar por 5 minutos y se enjuaga con agua.


Cómo pulir una sartén de cobre con productos comerciales

Además de los ingredientes naturales, también hay productos comerciales específicos para lustrar y retirar el óxido de utensilios hechos con este metal.

Por ejemplo, la loción de la marca Hagerty a la venta en Amazon limpia objetos de cobre, latón y bronce sin dejar marcas ni arañazos.

Loción Limpiadora Hagerty

Ver en Amazon.es

Para utilizarla solo basta:

1) Agitar el frasco.

2) Aplicar la loción con un algodón, un paño o una esponja húmeda.

3) Frotar con cuidado y dejar actuar por unos minutos.

4) Aplicar otra capa fina del producto y esperar a que se seque.

5) Frotar la sartén con un paño suave y limpio.

Su efecto es casi instantáneo, elimina la decoloración y protege de la oxidación por varias semanas. En el caso de los utensilios de cobre revestidos por dentro con acero inoxidable, estaño o plata, solo hay que lustrar la parte exterior.


Curación de una sartén de cobre

Si piensas comprar una sartén de cobre o te han regalado una, debes saber que antes del primer uso es necesario curar la sartén de cobre para minimizar las adherencias de comida, mejorar su conservación, eliminar sustancias químicas y quitar el barniz, en caso de que esté lacada.

Para ello:

1) Carga una olla grande con agua y sumerge dentro la sartén.

2) Agrega una cucharada de bicarbonato de sodio por cada litro de agua.

3) Coloca la olla en la estufa a fuego medio y déjala cocer por 15 minutos.  

4) Espera a que los fragmentos de laca se desprendan y deja que la sartén se enfríe.  

5) Lávala con agua y jabón y seca el interior con un paño suave y limpio.

En el caso de los utensilios decorativos que no estén en contacto con alimentos no es necesario realizar este proceso, ya que el lacado ayuda a mantener el brillo y evita que se oxiden.

En cambio si vas a utilizarlos para cocinar sí es importante curarlos.


Cómo lavar una sartén de cobre

Para garantizar una larga vida útil también es importante lavar las sartenes de cobre tras cada uso y secarlas bien.

Para eliminar los residuos puedes emplear agua tibia y jabón o un detergente líquido neutro y pasarlo con una esponja o un cepillo. 

Esponja y paño de limpieza

En casos de mucha suciedad mezcla agua con vinagre blanco y deja actuar por una hora o hasta que esta se afloje. Para limpiezas más profundas también puedes utilizar limón y sal.

En lo posible evita los productos industriales que contengan químicos, las soluciones cremosas o en polvo, los anti grasa y los limpiadores ásperos y abrasivos que puedan dañar la superficie. Por otro lado, nunca coloques utensilios de cobre en el lavavajillas.

Por último, apenas termines de lavarlos sécalos inmediatamente con un paño suave o una servilleta de papel, ya que la humedad acelera su decoloración.


¡Prueba estos consejos en tu sartén de cobre y cuéntame cuál fue el resultado!

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy