Siempre he pensado que cada quien debe elegir su sacacorchos de acuerdo a su nivel de fuerza en las manos, estabilidad de su pulso, frecuencia de uso, etc. y que no todos los sacacorchos son apropiados para todo el mundo.

Por ello, escribí este artículo para mostrarte cuales son los diferentes tipos de sacacorchos y cómo usarlos.

Y es que, aunque parezca poco importante, el momento de descorchar una botella es crucial.

La botella se te puede caer, el vino se puede derramar y ensuciarte la ropa, el corcho se puede dañar, la bebida puede quedar repleta de residuos del corcho, etc.

Un montón de situaciones frustrantes y vergonzosas que te ahorrarás con solo elegir bien el tipo de sacacorchos.

Comenzaré reseñando los sacacorchos más comunes y tradicionales hasta llegar a los más prácticos y modernos.

Sacacorchos con forma de T

Las partes de un sacacorchos tipo T son: una pieza en espiral y una lámina superior que sirve de mango.

sacacorchos en forma de T

La pieza en espiral es la que debes introducir en el corcho y una vez haya entrado por completo en el tapón, con tu dedo índice y medio deberás jalar el mango hacia arriba para extraer el corcho.

Su ventaja es que es bastante pequeño, tanto que podrás llevarlo en tu bolsillo sin que te moleste.

Pero como necesita jalarse con mucha fuerza para que el corcho pueda salir, no lo recomiendo nunca a personas mayores o con enfermedades en las manos.

Tampoco es la mejor opción si apenas estás aprendiendo a descorchar botellas pues a más de uno se le ha resbalado y derramado el vino.

Y no es una buena opción para corchos largos ya que el espiral suele ser más corto que el de otros sacacorchos.

Abridor de rosca

Este es un sacacorchos con tipo de mecanismo similar al anterior pero con la ventaja de que la inserción del espiral es más cómoda gracias a su manivela giratoria.

sacacorchos tipo abridor de rosca

Solo debes ir girando la manivela para que el espiral se inserte hasta lo profundo del corcho y una vez suceda, deberás girarla hacia el lado contrario y allí verás como el tapón va saliendo.

Si bien es más cómodo que el tipo T ya que no necesitas jalar el espiral, si necesitas un buen pulso y fuerza en las manos para girar la manivela y lograr que esta atraviese el corcho.

Mi recomendación es que la gires empujando un poco hacia el corcho para ayudarlo a abrirse paso en el material del tapón.

Sacacorchos mariposa o de alas

Consta de 2 piezas metálicas y un espiral el cual debes ir enroscando dentro del corcho.

sacacorchos de alas

Mientras va entrando la pieza en el corcho, las alas se van elevando y, cuando llegan a su tope, debes bajarlas haciéndoles presión y así el corcho quedará inserto en el espiral.

Estos son más sencillos de usar y no se requiere mucha fuerza pero ocupan mucho espacio porque son bastante grandes.

Por lo que si quieres un sacacorchos que puedas llevar en tu bolsillo, esta no es la mejor opción.

Abridor de 2 tiempos

Estos, al igual que los demás modelos, tienen un espiral el cual deberás ir girando hasta que quede dentro del corcho y un par de apoyos metálicos que funcionan como una palanca para poder extraerlo.

sacacorchos de 2 tiempos

Al penetrar el corcho deberás jalar la palanca, esta llegará hacia arriba y el corcho, con ese primer movimiento, debe salir hasta la mitad.

Después debes bajar un poco la palanca y volver a jalarla hacia arriba en un segundo movimiento hasta que el corcho salga completo.

Es importante que cuando vayas a jalar la palanca para extraer el corcho lo hagas hacia arriba y no hacia los lados ya que el corcho se puede partir.

Y es una reacción normal ya que si analizas qué tipo de palanca es un sacacorchos como este verás que es de las de segundo grado y en estas es importante ejercer la fuerza hacia arriba.

Estos modelos me gustan pues no requieren tanta fuerza y porque tienen tirabuzones más largos que permiten una mayor profundización en el corcho.

Sacacorchos de aire comprimido

Estos tienen una aguja que debes incrustar en la superficie del corcho y bombear un poco de aire mediante un botón ubicado en su mango.

sacacorchos de aire comprimido

Y, cuando llega a un nivel determinado de aire, la presión expulsará hacia afuera el corcho y este quedará inserto en su aguja.

No te voy a mentir, son fáciles y más rápidos que los demás pero pueden alterar el sabor y el aroma del vino al oxigenarlo más de la cuenta.

Mi sugerencia es que, si vas a usar este sacacorchos, consumas la totalidad de la botella de una vez ya que el aire que le ha proporcionado el sacacorchos se quedará dentro de la botella y lo dañará.

Pero si no te vas a tomar toda la botella necesitarás extraer el aire con una bomba especial para ello.  En este artículo cómo conservar una botella de vino después de abierta verás más información.

Y leyendo estos consejos básicos para saber catar un vino sabrás si tu vino sigue en buen estado con solo mirarlo, olfatearlo y darle un par de sorbos.  

Sacacorchos de láminas

Son los favoritos de quienes coleccionan corchos por afición o porque  saben que los corchos de alcornoques son cada vez menos frecuentes ya que los dejan intactos al sacarlos.

Estos tienen 2 laminitas a cada lado y deberás meterlas entre el corcho y el vidrio de la botella. Una vez que ambas estén dentro deberás girar su mango y así irá saliendo el corcho.

sacacorchos de láminas

Ahora bien, te recomiendo estos si acostumbras descorchar vinos de reserva ya que los corchos de los vinos jóvenes están tan inflados que es muy difícil encontrar un espacio para que entren las láminas.

Por lo demás, necesitas práctica pero una vez le agarras el hilo son prácticos y cómodos de llevar gracias a su pequeño tamaño.

Sacacorchos eléctricos

Para finalizar, te presento a mis favoritos: los sacacorchos eléctricos. Y son mis favoritos ya que reúnen casi todas las ventajas de los demás.

sacacorchos eléctrico

Y si te preguntas cómo sacar el corcho de vino con un sacacorcho eléctrico, te cuento que el procedimiento no puede ser más sencillo.

Solo pones el gancho de extracción en la superficie del corcho, presionas un botón y el gancho penetrará hasta el fondo del corcho, seguido pulsas otro botón y el gancho liberará el corcho.

Hay unos que funcionan con pilas AA y otros con batería recargable y, dependiendo de la marca, descorchan entre 30 y 120 botellas con una sola carga.

La única desventaja es que no son tan pequeños como para llevarlos en un bolsillo pero por su practicidad, seguridad y facilidad, valen la pena.


Ahora que ya sabes cuál sacacorchos es el mejor para ti, solo queda sacar esa botella que tienes en tu vinoteca, descorcharla y disfrutar de unas buenas copas de vino.

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy