Las campanas extractoras son indispensables para cualquier cocina al eliminar la grasa en suspensión, el humo y los malos olores.

Sin embargo, para que funcionen en forma correcta es necesario limpiarlas con regularidad, ya que la acumulación de desechos obstruye los filtros y provoca todo tipo de inconvenientes.

Entre los principales se encuentran:

  • La aparición de moho y bacterias.
  • El goteo de suciedad.
  • La contaminación de los alimentos.
  • La falta de ventilación y la aparición de malos olores. 
  • Problemas de funcionamiento y daños en el equipo.
  • El aumento en el gasto eléctrico durante el uso.
  • Un mayor riesgo de incendio.

A eso hay que sumarle un aspecto desagradable desde el punto de vista estético, ya que cuando no se lavan las campanas extractoras adquieren un tono opaco y amarillento y sus texturas se vuelven pegajosas debido a las capas de grasa acumuladas.

Para evitarlo, lo ideal es limpiarlas en forma superficial tras cada uso y hacer un mantenimiento más profundo al menos 2 veces al mes.

A continuación voy a darte consejos prácticos para higienizarlas a fondo, tanto por dentro como por fuera.

Cómo limpiar la parte interior de la campana extractora

Para eliminar la grasa incrustada dentro de la campana sigue los siguientes pasos:

  1. Desconecta el equipo para evitar cortocircuitos.
  2. Quita los filtros o rejillas de la forma que indica el manual de instrucciones.
  3. Rocía el interior con un producto desengrasante y deja actuar por unos minutos. Si aún no tienes uno te recomiendo el WD-40 Specialist en spray, que es de acción rápida y se evapora sin dejar residuos.
  4. Cuando la suciedad esté reblandecida, pasa una bayeta. 
  5. Vuelve a colocar todo en su lugar y listo.

Si prefieres utilizar productos naturales y ecológicos, una buena opción es el bicarbonato de sodio como este de la marca Nortecambio, que además viene con un e-book gratis con consejos de uso para el mantenimiento del hogar.

Bicarbonato de sodio

Para limpiar la parte interna de la campana:

  1. Calienta bicarbonato en 2 ollas con agua.
  2. Cuando comiencen a hervir enciende el extractor. 
  3. Deja que el vapor suba e ingrese a su interior.
  4. Mantenlo en funcionamiento por al menos una hora. Si es necesario, añade más agua y bicarbonato de sodio a medida que se consuman para que las ollas no queden vacías.
  5. Cuando la grasa comience a caer del equipo, protege la cocina y el suelo con papel absorbente.
  6. Una vez terminado este proceso, mezcla vinagre o bicarbonato con agua y, con un cepillo, pásalos por las partes donde aún quede grasa incrustada.
  7. Para terminar retira los restos de suciedad con una bayeta humedecida.

Cómo limpiar los filtros y el exterior de una campana extractora

La limpieza y el mantenimiento de los filtros varían de acuerdo al tipo:

  • Los filtros de carbón activo se sustituyen de manera periódica en función del tiempo de uso de la campana. En promedio el cambio se realiza cada 3 meses, aunque te aconsejo consultar las indicaciones del fabricante para más seguridad.
  • Los filtros de fieltro se lavan a mano con cuidado, evitando que se deformen para no tener inconvenientes al volverlos a instalar. Para esta tarea utiliza una mezcla de agua con vinagre blanco y jabón.
  • Los filtros de metal son aptos para lavavajillas. En caso de estar muy sucios, antes de colocarlos en este electrodoméstico te recomiendo dejarlos unas horas en remojo en agua caliente con jabón.

Para completar la limpieza de los filtros pasa una bayeta o utiliza un cepillo con producto desengrasante y frota las zonas que aún cuenten con residuos incrustados. Por último, déjalos secar a la intemperie o emplea papel de cocina.

Limpiando campana extractora de cocina

En cuanto a la parte exterior de la campana, usa un limpiador específico para acero inoxidable como este de la marca BiOHY. Así dejarás la superficie brillante y sin vestigios.

Otra opción es utilizar agua jabonosa a 40° grados con un paño humedecido.


Errores habituales al limpiar una campana extractora

Entre los errores más comunes que debes evitar durante esta tarea se encuentran:

  • Limpiar los filtros y el exterior con estropajos de aluminio que pueden dañarlos o dejar rayaduras.
  • Usar productos abrasivos o lejía.
  • Dejar que caigan líquidos en los botones o la pantalla del equipo.
  • No desenchufar la campana antes de comenzar con la higienización.
  • Limpiar solo con agua y limón. Esta combinación es ecológica pero en algunos casos insuficiente para quitar las manchas más difíciles de grasa.
  • Utilizar trapos viejos que ensucian más de lo que limpian. En su lugar te aconsejo el empleo de paños de microfibra como los que aparecen en esta guía de compra.
Elementos de limpieza para limpiar la grasa incrustada en las campanas extractoras

Espero que esta información te haya sido útil y no tengas ningún problema al limpiar la grasa incrustada en las campanas extractoras nunca más.

Si estás pensando en cambiar o comprar una nueva campana extractora, te recomiendo este artículo donde explico todo lo que debes saber para elegir la más adecuada.

Además, si buscas un análisis detallado de los mejores modelos, visita estas comparativas de:

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy