Mis padres han sido fumadores toda su vida. Crecí acostumbrada al humo de cigarro y ya el olor no me molesta, pero no quiero que mis niños pasen por eso.

Señora fumando un cigarrillo y llenando el aire con humo de tabaco

Cuando vienen a visitarnos ya saben que se deben ir a fumar al balcón o al patio, pero el viento siempre hace que ingrese algo de humo o del olor a la casa, por lo que me dedico de manera constante a aplicar técnicas de limpieza que eliminen el humo de tabaco.

Escribo este artículo para compartir contigo todos mis trucos para eliminar el olor a tabaco en el hogar, con la garantía de haber comprobado su eficiencia, no sólo para que tu casa huela bien, sino para que evites los riesgos de la baja calidad del aire, en especial para los niños que son los más vulnerables.

¿Sabes lo que es el humo de tercera mano?

Todo el mundo entiende lo que es el humo de segunda mano, y se conocen los altos riesgos de ser un fumador pasivo, pero pocos conocen lo peligroso que es el humo de tercera mano.

Los residuos del humo de tabaco permanecen en el ambiente por largo tiempo

Se trata de los residuos contaminantes del tabaco que quedan en el ambiente después de que el humo se dispersa, una combinación de hasta 250 tipos de partículas tóxicas, como se explica en este artículo de la sociedad torácica americana.

Esas toxinas permanecen flotando en el aire hasta que se depositan sobre la ropa, los muebles, las cortinas, las paredes, la ropa de cama, las alfombras, el polvo, los vehículos y otras superficies.

Los niños son los más vulnerables ante los residuos del humo de tabaco

Como explica el doctor Taylor Hays en este artículo clínico, el humo de tercera mano “no se elimina al ventilar las habitaciones, abrir las ventanas, usar ventiladores o aire acondicionado, ni al restringir el hábito de fumar a ciertas áreas de la casa”.

El humo de tercera mano sólo se elimina de las superficies realizando una limpieza profunda, y en estos ajetreados tiempos modernos nadie tiene tiempo para hacer limpiezas profundas todos los días. Por eso es tan importante eliminar los contaminantes mientras aún están en el aire. ¡Y después me preguntan por qué decidí invertir en un purificador de aire!

¿Cómo eliminar el olor a tabaco del aire?

No sirve de nada quitar el olor de las otras cosas sin haber quitado antes el olor del aire, así que comienza aplicando estas estrategias:

Hierve agua con vinagre

El vinagre es un desinfectante natural, y al hervirlo su vapor se quedará flotando en el aire y combatirá los tóxicos del tabaco, eliminando el olor.

Hervir agua con vinagre para eliminar el olor a tabaco
  1. Pon al fuego una cazuela con 2 tazas de agua y 2 tazas vinagre y tápala.
  2. Si para ti es muy fuerte el olor del vinagre puedes añadir también el jugo de 1 limón a la cazuela, que es otro desinfectante natural y hará que tu hogar tenga aroma cítrico.
  3. Cuando hierva, destapa la olla y baja la llama, y deja que todo el contenido se vaya evaporando e impregnando el aire, hasta que la olla quede casi vacía.
  4. Abre las puertas y ventanas que conectan las habitaciones de tu casa para que el vinagre evaporado se disperse desde la cocina hacia los otros espacios.
  5. ¡No te olvides de la olla! Hay que apagarla un poco antes de que se acabe todo el líquido o terminará quemada y manchada.

Distribuye por la casa cuencos con granos de café

Los granos de café absorben los malos olores y además propagan su propio agradable olor.

Poner cuencos con granos tostados de café para eliminar el olor a tabaco
  1. Agarra un puñado de granos de café enteros y tuéstalos un poco en una sartén, para que actives sus moléculas de olor.
  2. Coloca los granos tostados en un cuenco y deja ese cuenco en la habitación donde permanece el olor a tabaco.
  3. Si quieres aumentar el efecto puedes combinar estos granos de café con conchas de naranja, añadiéndolas recién cortadas al mismo cuenco.
  4. Notarás cómo de manera progresiva el olor se va sustituyendo. Cada cuenco funciona por un lapso de más o menos 3 días.

Su rango de efecto no es tan amplio así que necesitarás un cuenco para cada habitación contaminada, y en una habitación muy grande podrías necesitar dos cuencos para que surta efecto.

Utiliza un aparato que limpie el aire

Parece una solución obvia, pero mucha gente la pasa por alto o la subestima.

Usar un purificador de aire para eliminar el olor a tabaco de manera inmediata

Los aparatos especializados en limpiar el aire, como los purificadores de aire, no sólo eliminan los olores, sino que están equipados con filtro hepa, el cual atrapa las partículas minúsculas que se escapan de las aspiradoras, como los ácaros, el polen y los residuos microscópicos de la combustión del cigarrillo.

La solución definitiva para acabar con el olor a tabaco es un aparato con funciones ozonizadoras o ionizadoras, ya que descontaminan el aire a nivel celular.

Si eliges este método no necesitas hacer ningún procedimiento extra. Basta con poner a funcionar el purificador u ozonizador en las habitaciones que tengan olor a tabaco y en tan sólo un par de horas no quedará ni rastro.

¿Cómo eliminar el olor a tabaco de las superficies?

Ahora que has eliminado el olor y las partículas tóxicas del aire ya puedes proceder a eliminarlo de las superficies. Estas son mis recomendaciones:

Remoja las cortinas con vinagre

Si estuvieron fumando junto a la ventana, el olor a tabaco de las cortinas no se saldrá con una lavada normal. Por suerte, tampoco es tan problemático como para necesitar llevarlas a la tintorería.

Remojar las cortinas con vinagre para eliminar por completo el olor tabaco

Esto es lo que tienes que hacer:

  1. Al menos 2 horas antes de lavar las cortinas, ponlas a remojar en agua con al menos 3 tazas de vinagre.
  2. Procede a lavarlas como siempre, añadiendo su jabón o detergente.
  3. Cuando se esté llenando la lavadora para el último enjuague, añade 2 cucharadas grandes de azúcar.

Eso basta para que las cortinas pierdan por completo el olor a tabaco.

Espolvorea bicarbonato sobre los sofás y alfombras

Estas son las superficies en donde juegan los más pequeños de la casa, así que es importante hacerles una buena limpieza.

Espolvorear bicarbonato de sodio sobre los sofás y las alfombras para eliminar el olor a tabaco

El bicarbonato absorbe todos los olores y desinfecta.

Te recomiendo hacer esto justo antes de la hora de acostarse, para que nadie termine pasando por encima y llevándose todo el bicarbonato en los zapatos o en la ropa.

  1. Utiliza un colador para espolvorear bicarbonato de sodio seco sobre la alfombra y los sofás.
  2. Déjalo actuar entre 8 y 12 horas.
  3. Aspira tanto la alfombra como los sofás con cualquier aspirador potente.

Este truco te sirve también para la tapicería del coche, pero para mejores resultados te dejo un artículo especializado en cómo eliminar el olor a tabaco en el coche.

Atomiza aceite de té de árbol sobre tu ropa

Que te guste fumar de forma constante o pasar gran parte de tu tiempo cerca de fumadores, no quiere decir que sea obligatorio volver a casa oliendo a tabaco. En el aceite de té de árbol tienes una solución instantánea.

Atomizar aceite de árbol de té con agua sobre la ropa u otras telas para eliminar el olor a tabaco

Este aceite tiene propiedades antisépticas y antibacterianas que neutralizan los olores, y además tiene su propio agradable y suave aroma.

  1. Consigue un frasquito atomizador vacío de tamaño compacto, de esos que puedes llevar en la cartera. Puedes reutilizar los que traen gel antibacterial o perfumes.
  2. Llénalo a partes iguales con aceite de té de árbol y agua.
  3. Atomiza la mezcla sobre tu ropa como si fuera un perfume y permite que se seque con la brisa.

Otras medidas de higiene contra el olor a tabaco

Las partículas del humo de tercera mano se pueden haber estado depositando en cualquier rincón de tu casa, y eso puede ser la causa de que sigas percibiendo cierto olor a tabaco aún después de haber limpiado el aire y las superficies.

Asegúrate de eliminar todos los focos de desorden en el hogar, ya que colaboran a la acumulación de tóxicos.

Por último, sigue estas medidas de higiene útiles para evitar que se propague de nuevo el olor a tabaco:

  • Coloca arena para gatos (nueva y limpia, como es obvio) en el fondo de los ceniceros. La arena para gatos absorbe residuos y olores.
  • Limpia las rejillas y filtros de los aires acondicionados, ventiladores, y ductos de ventilación. También de las aspiradoras y purificadores de aire.
  • Limpia los cristales y los marcos de las ventanas, ya que si tienen residuos de nicotina se volverá a activar el olor apenas les pegue el sol.
Limpiar los cristales de las ventanas evita que se reactive el olor a tabaco
  • Limpia o cambia las bombillas, que al igual que las ventanas, el calor de la luz traerá de vuelta el olor de los residuos que haya dejado el humo.
  • Cada vez que vayas a fumar, o que tengas algún visitante fumador, coloca cerca un cuenco con vinagre, para que absorba las moléculas de olor antes de que se dispersen. 

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy