Salir con la camisa sin planchar a la calle no causa en absoluto un buen efecto. Es por ello que resulta tan importante que conozcas cómo planchar una camisa sin dejar arrugas.

La verdad es que no es un proceso muy complicado, pero sí hay que tener en cuenta una serie de aspectos para que la camisa quede realmente bien, sin una sola arruga.

Planchar una camisa sin arrugas paso a paso

  • Comprobar limpieza: lo primero y más importante es que compruebes que la camisa está perfectamente limpia. Si tiene alguna mancha y la planchas, solo conseguirás fijarla de forma permanente. Por lo tanto, debes revisar al detalle la prenda, fijándote sobre todo en cuellos y mangas.
  • Revisar la etiqueta: luego, revisa la etiqueta de la prenda para comprobar con qué material está confeccionada. Si la camisa es de algodón, este es un tejido que resiste muy bien las altas temperaturas. Mientras, si está confeccionada con mezcla de poliéster, la temperatura de planchado tendrá que ser más moderada.
planchar-una-camisa-sin-dejar-arrugas-mirando-la-etiqueta
  • Cuello: si te preguntas por dónde debes empezar a planchar la camisa para dejarla sin arrugas, es el cuello. Empieza siempre por la parte interior, desde el centro hacia los puntos exteriores en ambas direcciones. Luego, dale la vuelta a la prenda y sigue el mismo proceso con la parte exterior.
  • Hombros: una vez el cuello de la camisa esté perfecto, procede con los hombros. Coloca uno de ellos sobre la zona más estrecha de la tabla y empieza planchando el canesú hacia el centro de la espalda. Luego, haz lo mismo con el otro hombro. ¡Bien! Las áreas más delicadas de la camisa ya están perfectas, sin arrugas.
  • Puños: ahora es el momento de planchar los puños. Extiende una de las mangas con los botones de los puños hacia arriba. Tienes que planchar en primer lugar la parte interior del puño. Luego, dale la vuelta a la prenda y plancha la parte exterior. Haz lo mismo con los puños de la otra manga.
empezar-por-los-puños-para-planchar-una-camisa-sin-dejar-arrugas
  • Mangas: poco a poco la camisa va tomando un aspecto “presentable”. Para planchar las mangas, extiende una de ellas sobre la tabla y pasa la mano sobre ella para quitar cualquier pliegue que haya quedado. Debes planchar en primer lugar la parte delantera de la manga y luego la trasera. Repite el mismo proceso con la otra manga.
  • Cuerpo: este es uno de los pasos más importantes y que, por tanto, debes hacer muy bien. Empieza planchando los paneles frontales, introduciendo la punta de la plancha entre los botones. No hagas presión porque sino se romperán. Luego, dale la vuelta a la prenda y plancha la parte de atrás. ¡Ya tienes la camisa lista!

¿Cómo guardar la camisa después del planchado?

Si no vas a ponerte la prenda de inmediato, es importante que sepas cómo debes guardarla para evitar que se arrugue en el armario. Plancharla te ha llevado unos minutos, así que seguro que no te apetece arruinar tu trabajo.

Es fundamental que cuelgues solo una prenda por percha. De este modo, te resultará mucho más sencillo encontrar la ropa que buscas. Además, la camisa se estropeará menos con el paso del tiempo.

Y recuerda: el gancho está diseñado para que mire hacia el interior. Así, resulta mucho más cómodo tanto de colgar como de descolgar. Además, debes dejar unos 3 centímetros de separación entre una percha y la otra.

guardado-en-el-armario-después-de-planchar-una-camisa-sin-dejar-arrugas

Si tienes varias camisas y quieres tenerlas todas bien organizadas dentro del armario, ordénalas por grupos. Debes hacer varias clasificaciones.

En primer lugar, por usos: trabajo, fiesta, diario, etc. Y, en segundo lugar, por colores: blancos, grises, negros, marrones, etc.

Si además separas las prendas lisas de las estampadas le darás un extra de orden a tu armario.

Así conseguirás una gran armonía en este espacio. Además, te resultará mucho más cómodo y sencillo encontrar el look perfecto para cada ocasión.

Si por ejemplo estás buscando una camisa de color negro para salir por la noche, tan solo debes dirigirte al bloque de las camisas de fiesta y localizar las de color negro.

¿Y cómo guardar la camisa planchada en la maleta?

Si te vas de viaje y tienes que llevar la camisa planchada en la maleta, es fundamental que sepas cómo doblarla para evitar que se arrugue.

guardado-de-camisa-planchada-en-una-maleta

Los pasos a seguir son los siguientes.

  • Lo primero es preparar la camisa. Debes abotonar todos los botones. Luego, coloca la camisa en una superficie plana y firme para que te resulte más fácil y cómodo doblarla.
  • Empieza doblando las mangas. Coge una de ellas y dóblala desde el hombro, alineándola con el lateral de la prenda, de modo que queden paralelos. Así, el puño de la camisa tiene que quedar junto con la parte inferior.
  • Después de hacer la primera doblez, quedarán alguno centímetros de cada manga a los lados de la camisa. Debes coger la parte que sobresale y doblarla sobre la mitad interna.
  • Luego, dobla el cuerpo de la camisa. Con ambas manos, debes juntar cada hombro con su manga correspondiente. Luego, levanta un poco la parte superior de la prenda y llévala hacia atrás. Por último, alisa la camisa con las manos y guárdala con cuidado en la maleta. Puedes introducirla en una bolsa plástica para evitar que la prenda se roce con otras prendas.

No te pierdas cómo planchar las sábanas si además quieres saber los trucos para planchar de manera rápida y sencilla la ropa de tu cama. Te va a ser muy útil en la tarea.

En cualquier caso, necesitas una buena plancha para realizar un buen trabajo. Si crees que debes cambiar de plancha, échale un vistazo a nuestro artículo sobre los mejores centros de planchado en la actualidad. Te ayudará en la decisión.

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy