El bastón de mano es una herramienta terapéutica que permite a las personas con movilidad reducida caminar con más firmeza y seguridad, al ofrecerles un mayor soporte.

Su uso se recomienda para pacientes con problemas de equilibrio, sensación de debilidad o que padecen artritis, artrosis u otras afecciones en las articulaciones.

También para los ancianos que arrastran los pies o adultos que se recuperan de una caída, una lesión o una cirugía.

Existen diferentes clases de bastones ortopédicos. Para saber cómo elegir el más adecuado, visita el siguiente artículo sobre cómo elegir el bastón ortopédico adecuado.

Además, si piensas adquirir uno, te recomiendo esta guía de compra donde encontrarás los 5 mejores modelos a la venta en Amazon.

Hombre con bastón

Si bien el empleo de estos palos para andar es sencillo, requiere de cierta práctica, tanto para caminar como para subir o bajar escaleras.

A continuación voy a contarte cuáles son sus principales beneficios y la mejor manera de utilizarlos.

Beneficios de utilizar bastones para adultos

Algunas personas se niegan a usar bastones para caminar porque piensan que las hace verse viejas.

Sin embargo su empleo es para personas de todas las edades, no sólo para ancianos, y ofrece muchos beneficios.

Entre ellos se destacan:

  • Alivian el dolor en la cadera, las rodillas y la columna vertebral al reducir el peso que se ejerce sobre ellas.
  • Mejoran el equilibrio y disminuyen los riesgos de caídas.
  • Reducen la fatiga durante la marcha.
  • Ayudan a mantener una postura adecuada, a ganar fuerza y a recuperarse de lesiones.
  • Aumentan la independencia y la autonomía, lo que también mejora el estado emocional y psicosocial del usuario.
Hombre de bastón

Por otro lado, de acuerdo con Mayo Clinic, una entidad dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación médica en los Estados Unidos, el uso de bastones de apoyo también permite trabajar los brazos, los hombros, el pecho y los músculos superiores de la espalda. Esto convierte a la caminata diaria en un entrenamiento para todo el cuerpo.


¿Bastón, muleta o andador?

Una de las dudas más frecuentes que surge en las personas con movilidad reducida es sobre qué herramienta terapéutica comprar: si una muleta, un bastón o un andador.

Aquí puedes ver las principales diferencias de cada uno de ellos:

1) La muleta

Se la emplea de forma temporal durante la rehabilitación, cuando se necesita poner menos peso en el pie, la rodilla o el tobillo al andar.

Al contar con el apoyo del antebrazo ofrece una mayor sensación de estabilidad, aunque los movimientos son más limitados.

En virtud del tipo de lesión, se utiliza 1 o 2.

Mujer con muletas

2) El bastón

Debido a su comodidad y facilidad de uso es el más indicado para el empleo cotidiano, ya sea para dar soporte o para aligerar el esfuerzo de las extremidades inferiores.

No es tan seguro como la muleta, pero da una mayor libertad de movimientos.

3) El andador

Es ideal para ancianos con muy poca movilidad, que precisan de una base de apoyo mayor a la del bastón.

Para un uso más sencillo algunos modelos incluyen ruedas, cestas o espacios para sentarse.

Anciana con andador

De todos modos, a la hora de elegir lo mejor es siempre consultar a un médico especialista, que te dirá cuál modelo es el más indicado para tu caso en particular.

Además, si tienes problemas de movilidad, también te recomiendo el empleo de ejercitadores de piernas pasivos o pedales estáticos como los que aparecen en estas comparativas.

Con ellos podrás estimular la circulación sanguínea y tonificar los músculos del tren inferior en tu casa u oficina, sin producir impacto en las articulaciones.

Otra opción son las caminadoras o cintas de andar plegables.


Los principales tipos de bastones ortopédicos

Existen diferentes tipos de bastones para caminar. Los 4 principales son:

1) El bastón estándar

Cuenta con una empuñadura recta o en forma de gancho y un solo taco de goma flexible. Se usa para dar balance y caminar con mayor facilidad.

Bastón estándar

2) El bastón ortopédico de 4 patas

Es similar al modelo anterior, salvo que en la punta dispone de 4 apoyos para una mayor sujeción. Por ello es ideal para personas con problemas de equilibrio o que no consiguen sostener el cuerpo y se caen con facilidad. Sin embargo su manejo es más complicado.

3) El bastón con cordera

Se indica para pacientes que solo consiguen apoyar una sola pierna. También se lo conoce como bastón canadiense y se distingue por poseer un reposabrazos en la parte superior que ayuda a caminar.  

4) El bastón plegable

Hay 2 tipos de modelos, los extensibles y los que se pliegan en 4 partes. Debido a su facilidad de almacenamiento y transporte es el preferido de las personas no videntes y de los que viajan en forma constante.

Ciego con bastón plegable

Cómo usar un bastón de forma correcta

A la hora de usar bastones de apoyo para caminar sigue los siguientes consejos:

  • Sostén el bastón con la mano opuesta a la pierna lesionada o debilitada. Si no tienes ninguna patología específica y solo quieres conseguir una mayor estabilidad al andar, emplea la mano dominante.
  • Mantén una postura erguida y, antes de apoyar el peso de tu cuerpo sobre la vara, coloca la punta de forma firme en el suelo para quitarle presión a la pierna.
  • Al caminar mira hacia adelante y no al piso. Mientras das un paso con la extremidad afectada, balancea el bastón hacia el frente de modo que la punta y el pie queden igualados a la misma altura.
Hombre caminando con bastón
  • Al dar un paso con la pierna fuerte mantén el palo en su lugar y supera su posición.
  • Para subir una escalera asciende primero la pierna más fuerte. A continuación pon el peso sobre ella y eleva la lesionada mientras apoyas el bastón.
  • Si hay una baranda, pon una mano en ella y la otra en la vara.
  • Para descender coloca primero el bastón en el siguiente escalón y baja la extremidad más débil. Una vez que estés bien equilibrado sigue con la otra, que transportará el peso del cuerpo.  
  • Para girar voltea sobre tu pierna más fuerte.
  • Controla de forma periódica la goma antideslizante de la punta del bastón para asegurarte de que no esté dañada y cámbiala en caso de necesidad.

Por último, usa zapatos con suelas de goma o caucho para evitar resbalones y caídas.

En este vídeo puedes ver cómo se usa el bastón ortopédico para caminar. Verás que con un poco de práctica es algo sencillo y saludable para personas de cualquier edad con problemas de los que he comentado antes.

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy