Ahora que llevo meses de haber cambiado mi calentador de gas por un termo eléctrico, debo contarte cómo ahorrar con un termo eléctrico.

Y no sólo respecto al dinero. También está el factor del tiempo, ya que el termo eléctrico suele tener el agua a la temperatura máxima con anticipación, por lo que apenas abras el grifo tendrás agua caliente, mientras que con el calentador a gas tienes que esperar unos minutos para que el agua adopte la temperatura ideal.

Pero sé que lo más probable es que quieras saber cómo ahorrar en las facturas eléctricas, así que no me seguiré extendiendo en comparar el termo eléctrico con el de gas, sino que procederé a enumerar los mejores consejos para ahorrar en tu factura de luz con un termo eléctrico.

pensar-en-ahorrar-con-un-termo-electrico

Eso sí, si quieres saber más sobre cómo funciona este aparato y cuáles son las marcas más recomendadas entonces échale antes un vistazo al artículo sobre los mejores termos eléctricos.

Elegir una capacidad proporcionada

Seguro estás pensando: “Mientras más grande sea el tanque, mejor, así nunca se agotará el agua caliente”.

Esto es un error. La capacidad del termo eléctrico que compres debe estar acorde a la cantidad de agua que puedan gastar en tu hogar en cada oportunidad de uso.

Esto es porque el termo no espera a que gastes la totalidad del agua para volver a encenderse, sino que se encuentra de manera constante rellenando el tanque y calentando el agua.

elegir-capacidad-para-ahorrar-en-un-termo-electrico

Si compras uno más grande de lo que necesitas, nunca utilizarás el agua caliente en su totalidad, y ésta como es natural volverá a enfriarse, así que estarás pagando por un gasto eléctrico que se hizo en vano.

Se calcula que se utilizan entre 20 y 30 litros de agua caliente a diario por persona; así que saca la cuenta de cuántas personas hay en casa y de cuántos litros necesitas que tenga tu termo eléctrico con exactitud.

Si son pocas personas en casa estarás haciendo un doble ahorro, ya que los termos eléctricos pequeños (de 30 ó 50 litros) son mucho más económicos que los familiares (100 ó 200 litros).

Comprar un termo con aislamiento interno

Mientras más eficiente sea el termo en mantener la temperatura del agua, más significativo será el ahorro, ya que serán pocas las oportunidades en el día en las que se encenderá para calibrar la temperatura.

Los mejores termos eléctricos tienen una pared de cerámica aislante −o de materiales similares− alojada a la mitad entre la estructura del tanque y la fachada exterior.

termo_aislamiento-interno

Esta pared sirve para crear una barrera entre la temperatura de la habitación y la temperatura interna del tanque, logrando que el agua se mantenga caliente durante más tiempo, aún en los días más fríos.

Pensar bien la ubicación del termo

Tu termo eléctrico debe estar ubicado lo más cercano posible a los grifos por los que harás salir el agua caliente, los cuales suelen ser los del baño (la ducha y el lavabo) y de la cocina (el fregador y el lavavajillas).

Termo-eléctrico_ubicación

Esto es debido a que el agua caliente tiene que viajar desde el termo hasta el grifo, y si la distancia es extensa entonces pasarán 2 cosas:

  1. El agua caliente tardará en salir, por lo que tendrás que desechar varios litros de agua fría antes de poder utilizar la caliente.
  2. Al terminar siempre quedará una gran cantidad de agua caliente estancada en las tuberías, lo que se traduce a una buena cantidad de kW de corriente eléctrica gastados en vano.

Este consejo puede ser complicado de llevar a cabo para ciertas personas, porque no todas las viviendas cuentan con el espacio suficiente como para instalar el termo eléctrico en el baño o en la cocina, pero si está entre tus posibilidades no dudes en hacerlo.

Contrata una tarifa por discriminación horaria

Si el mayor uso de tu termo eléctrico consiste en calentar el agua para el aseo personal de todas las mañanas, entonces esta opción significará un gran ahorro para ti.

Si contratas una tarifa por discriminación horaria puedes programar tu termo eléctrico para que se encienda durante las últimas horas del período valle.

termo-eléctrico_contrato

De esta manera el mayor consumo eléctrico se hará en base a una tarifa más económica y de todas maneras el agua seguirá estando caliente a la hora de levantarse y darse un baño.

Convenir en los horarios de bañarse

Si tienes un termo eléctrico programable, lo ideal es que el agua que se calienta para destinarla al baño matutino se gaste en su totalidad, pues el agua que queda caliente en el aparato volverá a enfriarse sin ser utilizada y significa un gasto eléctrico hecho en vano.

establecer-horarios-para-ahorrar-en-un-termo-electrico

Entonces lo más práctico es que todos los habitantes de la casa se pongan de acuerdo para bañarse uno después del otro, aprovechando el agua que ya se calentó, y evitando tener que encender el termo eléctrico a horas distintas sólo para utilizar una pequeña parte de su capacidad.

Moderar el consumo de agua caliente

Puede parecer muy obvio, pero la mayoría de las personas no toma en cuenta este aspecto, y hacen uso indiscriminado del agua caliente para casi todas las actividades que implican utilizar agua.

moderar-el-consumo-de-agua-caliente

Por ejemplo en el caso de la lavadora, y también del lavavajillas; el agua caliente es beneficiosa siempre que la ropa o los platos estén percudidos o con cierta suciedad pegada, ya que el calor ayuda a la limpieza, pero si lavas con agua caliente aun cuando la suciedad es mínima, estás haciendo un gran gasto en vano, ya que el resultado con agua fría sería justo el mismo.

Otro ejemplo es en el lavabo. A menudo lavamos nuestra cara y manos con agua caliente porque en los días fríos le tenemos terror al agua fría, pero está comprobado que el agua caliente –y el vapor de agua que la acompaña− son causantes del envejecimiento prematuro y de causar cuperosis, mientras que el agua fría pone la piel más tersa y uniforme, como escriben en este artículo las expertas en belleza de la Revista Elle.


Por estos y otros motivos recomiendo tomar consciencia con respecto al uso del agua caliente, y verás que todos esos momentos en los que decidas sustituirla por agua fría se verán traducidos a un significativo ahorro en tus facturas.

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy