Hoy quiero hablarte sobre el compost y cómo se hace en casa, un fertilizante natural realizado a partir de residuos orgánicos de tu propio hogar.

Este abono ecológico, también conocido como composta, ofrece 2 grandes ventajas. Por un lado su utilización es muy efectiva para mejorar la fertilidad de suelos y cultivos de jardines y huertas. 

abono para plantas en la mano

Por el otro, colabora con el cuidado y la conservación del medio ambiente, al reciclar desechos domésticos como restos de comida, hierbas y excrementos de animales.

Una investigación realizada por la asociación ecológica Amigos de la Tierra y la Universidad de Santiago comprobó sus beneficios en la adaptación y mitigación del cambio climático.

Entre otros resultados, el estudio demostró el incremento de la materia orgánica en los suelos con su uso y la posibilidad de evitar más de 1 millón de toneladas de gas de efecto invernadero (GEI) al año en España.

El compost y cómo se hace para la mejora la fertilidad de suelos y cultivos.

En este artículo voy enseñarte a crear tu propio compost casero, también conocido como compostaje o composta, para que tú también puedas reciclar y aprovechar tus desperdicios.

Cómo funciona un compost

El compost es un humus obtenido de manera artificial por descomposición bioquímica en caliente de residuos orgánicos.

El mismo se origina a través de la acción de bacterias, gusanos y hongos sobre distintas clases de desechos, como sobras de alimentos, cenizas, estiércol, hierbas y hojas secas.

El compost se origina por la acción de bacterias, gusanos y hongos.

Estos microorganismos descomponen los materiales hasta transformarlos en una tierra rica en nutrientes, que sirve como abono para plantas.

Su uso representa una solución ambiental más que interesante para contrarrestar los excesos de basura producidos por las grandes ciudades.

Cómo surgió el compostaje

Esta técnica de crear un fertilizante ecológico nació de observar a la propia naturaleza. En los bosques, cuando las hojas de los árboles caen a la tierra, se acumulan en el suelo y forman capas.

El compost nació de observar a la propia naturaleza.

Con el tiempo, los microorganismos que allí viven comienzan a descomponer estos materiales y los transforman en nutrientes, que más adelante son aprovechados por las raíces de las plantas.

Una situación similar ocurre con los excrementos de los animales.

Cómo elaborar una composta casera

Existen muchas formas de crear un compost casero. Las más comunes son mediante el uso de cajones de madera o de metal y a través de un hoyo con desechos al aire libre.

El compost se puede crear en cajones de madera o metal.

Para comenzar su elaboración junta residuos orgánicos en tu cocina y jardín.

Para facilitar esta tarea en el exterior te recomiendo el uso de sopladores de hojas. Estos artefactos son súper prácticos y te ayudan a ahorrar tiempo y esfuerzo.

Si no sabes cómo funcionan visita esta guía completa donde también encontrarás una comparativa con los mejores modelos a la venta.

Los desechos que juntes para tu compost deben incluir 2 tipos de elementos: los ricos en carbono o marrones y los ricos en nitrógeno o verdes.  

Elementos verdes para el compost.

Elementos marrones

Dentro de este grupo coloca hojas y pajas secas, ramas de árboles, pedazos de madera, aserrín, cartón, periódicos, papel sin tinta, algodón, lana, fibras naturales, pelusa de aspiradora, cabellos, cáscaras de frutos secos y piñas, huesos de frutas y cenizas de quemar madera.

Elementos verdes

Dentro de este grupo coloca tallos, hojas y otros restos de vegetales frescos; hierba; césped cortado; algas; restos de flores; cáscaras y piel de frutas, verduras y legumbres; bolsitas de té y otras infusiones; café molido; cáscaras de huevo; y excrementos de caballos, vacas, ovejas, gallinas, pájaros y conejos.

En tu compost pon también un poco de tierra y de agua para darle una mayor consistencia a la mezcla.

Elementos que no debes utilizar para hacer el compost

Entre los elementos que no debes usar se encuentran:

  • cenizas de cigarrillos y colillas (son tóxicas)
  • restos de carnes, huesos o pescados (son difíciles de descomponer, atraen moscas y generan malos olores)
  • metales, plásticos y cristales (no son biodegradables)
  • revistas (contienen plomo y cadmio)
  • y excrementos humanos, de perros o gatos (pueden transmitir enfermedades).

El compost y cómo se hace paso a paso

Ahora, para preparar tu composta, puedes cavar un hoyo en la tierra o utilizar una caja de madera.

composta en una caja de madera
  1. El primer elemento que colocas es el marrón, ya que las ramas y las hojas ayudarán a la ventilación.
  2. Luego vas colocando capas de verdes y tierra, de manera que queden alternadas.
  3. Con el agua debes mantener húmeda la mezcla, que mantendrás tapada con una lona o madera, durante unos tres meses.
  4. Nunca debes dejar que la composta pierda humedad, para que el proceso de descomposición de los materiales se dé, de manera correcta.
  5. Por ninguna razón debes colocar restos de huevos o animales, ya que puede generar malos olores y arruinar la composta.
  6. Una vez que saques un puño lleno de tu composta y esta sea de color oscuro, estará lista para usarse.

Controla el calor, el oxígeno y la humedad

El calor ayuda a acelerar la descomposición por lo que es importante que coloques el compost en un ambiente favorable.

Lo mejor es ponerlo en el exterior en un lugar ventilado y a la sombra. En caso de que lo dejes al sol, vigila que no pierda la humedad.

Coloca el compost en un lugar ventilado y a la sombra.

Además, los microorganismos encargados de descomponer los materiales necesitan oxígeno para vivir. Por ello es preciso que haya una buena oxigenación para acelerar el proceso.

Una forma fácil de conseguirlo es moviendo la mezcla con una pala al menos una vez por semana. Así también eliminarás los malos olores y la presencia de moscas.

Por otro lado, el preparado tiene que estar húmedo, pero sin llegar a mojado para que no se pudra.

Si la mezcla está muy seca y sientes aroma a amoníaco, agrega un poco de agua. Si en cambio está muy húmeda y hay hedor a podrido, coloca más elementos marrones para que la absorban.

Tiempos de preparación

Si el proceso se desarrolla con normalidad, el compost estará listo en unos 3 meses durante la época de primavera o verano. En cambio, en invierno u otoño demora el doble de tiempo.

Sabrás que está terminado cuando la mezcla presente un color oscuro y no se distinga ninguno de los elementos colocados, a excepción de pequeños pedazos de ramas.

El compost estará listo cuando la mezcla presente un color oscuro.

Si vas a utilizarlo como fertilizante en tu jardín o huerta, te recomiendo agregar también lombrices de tierra para favorecer su oxigenación.

Si decides guardarlo, colócalo en una bolsa cerrada de manera hermética para que se conserve mejor.

Ventajas del compost sobre otros productos

En comparación con la tierra de hojas, que también está hecha de materia orgánica, el compost aporta muchos más nutrientes esenciales para el suelo.

Por otro lado, esta tierra que se vende en los comercios en general se recoge de la propia naturaleza. De esta manera durante su extracción se dañan los terrenos y se quitan semillas nativas. 

El compost es mejor que los fertilizantes sintéticos.

En cuanto a los fertilizantes sintéticos, estos aportan una gran cantidad de nutrientes a los cultivos por períodos cortos, lo que reprime el crecimiento de las raíces. Además, sus químicos contaminan las aguas y dañan al suelo a largo plazo.

En cambio el compost ofrece una alimentación lenta y prolongada que favorece la recomposición y el desarrollo de la tierra.

La presencia de microorganismos también aumenta la biodiversidad y aporta vida a los terrenos sin desgastarlos.

Por qué usar el compost

De acuerdo con un informe de la Organización de la Naciones Unidas (ONU) unos 24.000 millones de toneladas de suelo fértil se pierden cada año por la desertificación.

Cada año aumenta la desertificación de los suelos.

Este desgaste de la tierra, que genera mayores sequías y un daño importante en las economías regionales, es consecuencia del uso inapropiado de los suelos por parte de los seres humanos.

La investigación realizada por la asociación ecológica Amigos de la Tierra comprobó que el uso de compost incrementa la materia orgánica de los terrenos entre un 4% y 8,6% de media.

Esto reduce los procesos de desertificación, al mejorar la estructura y la aireación de las superficies, la capacidad de retener humedad y la concentración de nutrientes de origen vegetal.

Además, también impulsa un desarrollo sano de las raíces, lo que genera que las plantas crezcan con una mayor resistencia a las plagas y otras enfermedades.

El compost mejora los suelos y ayuda a reciclar.

Por otro lado, al reciclar desechos domésticos durante su preparado, se evitan las emisiones de gas metano generadas para su tratamiento y eliminación. 

Este proceso es uno de los principales causantes del efecto invernadero.

Ahora que ya sabes cómo hacerlo, ¡prepara tu propia composta casera y después cuéntame los resultados!

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy