Unos consejos para proteger a los bebés del calor y cuidarlos de manera adecuada.

Cuando llega el calor solemos sentirnos sofocados y sedientos, queremos ir lo más frescos posible y tomar bebidas refrescantes.

A los bebés les pasa lo mismo y quizá peor, porque son los más vulnerables a las altas temperaturas. Por ello, es fundamental tomar medidas para protegerlos del calor.

Es importante recordar que en el caso de los bebés hay que estar muy atentos, dado que ellos no sudan aún de la misma forma que un adulto, por lo que hay que tocarles la nuca para saberlo.

proteger-a-los-bebés-del-calor-tocando-la-nuca

Según afirma la Asociación Española de Pediatría (AEP), los niños menores de un año son más propensos a sufrir las consecuencias de los golpes de calor. Este es un problema que se suscita por un aumento brusco de la temperatura corporal a causa de un calor ambiental elevado.

Consejos para proteger a los bebés del calor

El organismo de los bebés tiene menos reserva de agua, por lo que su temperatura puede elevarse entre 3 y 5 veces más rápido que la de un adulto.

Es por esto que es esencial tener en cuenta algunos consejos para protegerlos de caso de que la temperatura ambiental esté elevada.

Vestirlos con ropa fresca

Según el pediatra y asesor de neonatología de Ser Padres, Ernesto Sáez Pérez, los padres siempre deben seguir una máxima: no abrigues al bebé más de lo que te abrigarías tú.

Ten en cuenta que, si tú tienes calor, el bebé también. Lo ideal es vestirlos con prendas frescas, en especial las que son de fibras naturales como el algodón, ya que compensa las variaciones de temperatura.

proteger-a-los-bebes-del-calor-vistiendolos-con-ropa-fresca

Pasa que muchas veces los papás abrigan en exceso a los niños, colocándoles monos, camisas mangas largas, gorros, etc., incluso estando en verano. Esto no es buena idea, ya que podrías provocarle un exceso de calor.

Mantener una temperatura adecuada en casa

Para evitar que los bebés sufran de calor también es importante que la temperatura en casa sea la adecuada.

Debes saber que los niños se sienten a gusto con una temperatura ambiental de entre 20 o 22° C. Sin embargo, si es verano o vives en un lugar caluroso, lo mejor es que apuestes por soluciones para refrescar la casa.

Una buena opción son los ventiladores de torre o sin aspas. Estos aparatos, además de ser estéticos y ocupar poco espacio, son muy potentes para mover el aire de las estancias.

mantener-buena-temperatura-ambienta-para-proteger-a-los-bebés-del-calor

Así podrás mantenerlo encendido durante las horas de mayor calor para tener una temperatura uniforme en las habitaciones.

Eso sí, recuerda que el aire del ventilador nunca debe dar al bebé de forma directa, y que la diferencia entre el interior y el exterior no debe superar los 10 grados.

No te pierdas este artículo sobre las precauciones a tomar cuando pones un ventilador en la habitación de los niños.

Asegurarse de que estén bien hidratados

La hidratación también es clave para proteger a los bebés del calor.

Si se trata de un niño de menos de 6 meses que se alimenta de forma exclusiva con leche materna se les puede dar leche adicional para compensar el agua perdida, ya que es común que les dé más hambre.

También se les puede dar un poco de agua, pero si la rechaza no debes insistir porque significa que no la necesita.

hidratar-al-bebé-para-protegerlos-del-calor

Los lactantes, por lo general, toman menos agua que los que se alimentan con biberón. Sin embargo, cuando hace mucho calor sí pueden necesitarla, así que debes estar atento.

Los bebés son muy sensibles a las situaciones ambientales extremas, tanto de calor como de frío.

Por esta razón es fundamental que los padres conozcan toda la información al respecto para asegurarse de que siempre estén a una temperatura corporal agradable y sana para ellos. 

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy