Sé que no es fácil elegir el tipo de portabebés y más cuando es la primera vez que vas a portear.

¿Cómo decidirse entre un fular, un abrigo portabebé, una mochila, un mei tai o una bandolera? Y nombro estos por ser los más comunes pero la realidad es que hay muchos más modelos en el mercado para portear a tu bebé.

Por ello y después de mi experiencia con el porteo decidí escribir este artículo en el que te contaré los factores que debes considerar al elegir.

Así podré ayudarte a seleccionar uno que te proporcione comodidad tanto a ti como a tu peque.

Factores decisivos al elegir el método de porteo adecuado para ti

Lo primero que debo decirte es que el porteo seguro es aquel en el que llevas al bebé de cara a tu pecho o de cara a tu espalda.

En ambas posiciones se garantiza una correcta postura de la columna y la cadera.

Por ello, sea cuál sea el método que termines seleccionando, este debe poder garantizar estas posiciones. De resto, mirar las siguientes características es esencial.

1) Los materiales

En general, los materiales deben ser hipo alergénicos, transpirables y no contener tintas que puedan resultar tóxicas.

mujer porteando a un bebé en una mochila al aire libre

Ahora bien, hay materiales que serán más adecuados que otros dependiendo de la edad del bebé.

Para bebés recién nacidos

Lo mejor es que el portabebés para un recién nacido sea de algodón preferiblemente orgánico pues este es ecológico.

El algodón es suave con la piel de los recién nacidos que no están acostumbrados al roce de las telas y también es hipoalergénico.

Además es elástico por lo que se adaptará al cuerpo de tu bebé permitiendo la postura ergonómica adecuada para estos meses.

Por ello, la mayoría de mochilas portabebés desde 0 meses en el mercado y que verás en esta comparativa el mejor porteo para un recién nacido, son de algodón.

Para bebés de 6 meses en adelante

A partir de los 6 meses, puedes variar los materiales y hacerte con un portabebés de lino, poliéster o nailón.

De hecho, como puedes ver en el mejor porteo para bebés de 6 meses o más casi todos los portabebés para esta edad los fabrican de estos tejidos porque son más resistentes al peso de bebés más grandes.

También hay unos que son 50 u 80% de algodón y el resto de poliéster o nailon. Estos me gustan mucho porque aportan los beneficios de ambas telas.

De 6 meses en adelante, el material del portabebés debe ser semielástico o rígido para que pueda soportar su peso sin deformarse y mantener su cuerpo en la postura correcta. En esta comparativa sobre el mejor porteo toddler puedes ver varios.

Clima

Respecto al clima, si vives en zonas calurosas el portabebés debe ser transpirable.

También trata de elegir uno cuyos tirantes y cinturón sean de malla pues esta ventila mejor los hombros y la zona lumbar, áreas donde se acumula mucho calor y sudor.

mujer porteando a una niña en una mochila portabebés en la playa

Ahora si vives en una zona fría da igual porque en sí el portabebés no abriga mucho. Este deja al descubierto las piernas, brazos, pies y cabeza del peque (a menos que tenga capucha).

Así que, para el invierno y zonas lluviosas, puedes elegir cualquiera porque igual deberás cubrirlo con una funda como las que puedes ver en esta comparativa sobre las mejores fundas y cobertores para portear al bebé.

2) El tallaje

Para que el portabebés sea cómodo para ambos debes verificar que estás usando el tallaje correcto.

Mochilas y abrigos portabebés

Hay mochilas, por ejemplo, que se ajustan a cinturas de apenas 65cm mientras que otros abarcan cinturas de hasta 140cm.

Así que aunque seas de contextura delgada o gruesa, encontrarás un modelo para ti.

Ahora con los abrigos es más fácil dar con la talla pues la mayoría indican si son talla S, M o L.

Fular

Los fulares elásticos no tienen mucho problema con la talla pues, como la tela estira, la mayoría de estos son de talla universal.

mujer porteando a un bebé recién nacido en un fular

Pero, si se trata de un fular semielástico o tejido, puedes averiguar qué talla necesitas poniendo la tela por encima de tu cuello y viendo que ambos extremos lleguen casi a tus tobillos. Después debes hacer el nudo en la parte de atrás y ver que el fular te quede bien adaptado.

Por lo general, quienes miden 1.60cm de estatura usan un fular de 4.20 metros mientras que quienes miden más de 1.80 metros deben usar un fular de unos 5.20 metros.

Es importante que no uses un fular muy largo si eres una persona de baja estatura pues, con tanta tela puedes enredarte haciendo los nudos, sobre todo si aún no sabes bien cómo poner un fular portabebé.

Mei Tai

Para saber el tallaje de mei tai que requieres debes ponértelo en el centro del pecho y ver que las cintas que van hacia tu espalda lleguen justo bajo tus nalgas.

Esto permitirá que puedas cruzar las cintas en tu espalda: así el peso de tu bebé quedará bien soportado y la presión se distribuirá mejor en tu parte trasera.

Respecto a la cinta de la cintura, esta debe medir aproximadamente 1 metro para que puedas hacerte un nudo estable sin forzar el panel del mei tai.

Bandoleras

Verifica que el ancho de la bandolera sea de 70cm como mínimo y si es de talla S, M o L.

Lo común es que la bandolera de talla S mida 2.20, la M 2.30 mientras que la L mida 2.40 metros.

Es importante que no elijas una talla S, por ejemplo, si eres una persona alta pues te quedará corta y no le podrás hacer el nudo.

Mientras que, si eres una persona bajita y elijes una talla L, te quedará muy larga y terminarás arrastrando un pedazo de la bandolera.

3) La comodidad

Todo buen portabebés debe tener tirantes anchos, suaves y acolchados; además deben poder regularse al menos en 2 niveles.

hay que saber elegir el mejor sistema de porteo

Además debe tener un buen cinturón lumbar, también acolchado, ancho y ajustable para ayudar a repartir el peso entre la espalda alta y baja.

Y como medida extra de comodidad, te sugiero aquellos cuyas correas se pueden cruzar en la espalda o los que tienen una correa entre los tirantes.

Esta queda en forma de H e incluye tu espalda media en el reparto del peso y, si revisas aquellas mochilas portabebés con buenas opiniones, la mayoría tiene esta característica.

Aparte, la apertura por dónde sacará las piernas tu peque también debe ser acolchada para que no le moleste la fricción del movimiento al portearlo.

4) Tipos de ajuste o cierres

Los cierres de velcro son los más prácticos porque se quitan y ponen en un segundo.

Sin embargo, cogen pelusa con el lavado o con los quehaceres diarios y pierden la capacidad de adherencia.  Así que deberás limpiarlos siempre.

hombre porteando a un bebé en una mochila

Además ten en cuenta el ruido que hace el velcro cuando lo abres. Cuando mi bebé se dormía en el portabebés y yo quería sacarlo para ponerlo en su cuna muchas veces se despertaba con ese sonido.

Mientras que las cremalleras no tienen este problema pero son menos prácticas de abrir y cerrar al ponerte y quitarte el portabebés mientras el peque está en pleno llanto.

Sin embargo, también son una buena opción y lo ideal es que sean metálicas o de nailon ya que son las más resistentes.

5) Los baberos

¿Por qué me parecen importantes los baberos cuando hablamos de porteo? Si no quieres aparecer con tu ropa y el fular o la mochila empapada de leche y babas después de dar un paseo, no puedes olvidártelos.

Además, imagínate tener que meter lavar el sistema de porteo cada vez que lo usas ya que no cuentan con fundas ni nada parecido: entre que se lava, se tiende y se seca pierdes mucho tiempo y no puedes usarlo a menos que tengas varios en casa.

Los baberos son esenciales a partir de los 4 meses ya que a tu peque le estarán comenzando a salir los dientes y babeará durante todo el proceso de dentición.

bebé apoyando su cabeza en el hombro de su madre

Algunos portabebés vienen con baberos incluidos para que recojan toda la salivación del peque manteniendo el portabebés limpio, sin embargo, la mayoría no los trae.

Así que, si te gustó un modelo en particular pero no tiene babero, puedes comprar uno de estos set de 10 piezas de baberos aparte y adaptárselo.  Me gustaron mucho porque tienen un tamaño ideal para llevarlo siempre contigo y además, absorben muy bien y son muy suaves. Y como son bastantes, sí que puedes ir lavando algunos mientras usas otros.

También te recomiendo uno de estos baberos específicos para poner en las mochilas pues, además de recoger la saliva, sirven como almohadillas para morder.

Estas almohadillas son suaves con las encías de los peques y están recubiertas de algodón orgánico por lo que no hay problema con que se las lleve a la boca. Además se adaptan a cualquier portabebés.


Ahora que ya sabes elegir el mejor sistema de porteo, espero que con estos consejos, elijas un portabebés con el que te sientas cómodo a la hora de llevar a tu bebé en casa y de paseo.

Verás que portear es una gran satisfacción y que reforzará la conexión entre ambos.

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy