Diferencias entre una estufa de gas, una estufa de parafina y una chimenea de bioetanol imagen

Diferencias entre una estufa de gas, una estufa de parafina y una chimenea de bioetanol

Nada más placentero que llegar a casa en invierno y sentarse frente a una buena estufa para recuperarse del frío. Sin embargo, ante la gran cantidad de opciones disponibles en el mercado, elegir la fuente de calor más adecuada para el hogar no es tan sencillo como parece.  

A menudo surgen dudas sobre cuál es la que tiene el mejor rendimiento calórico, el menor consumo,la instalación más sencilla y la que requiere de menos limpieza y mantenimiento.

Para facilitarte las cosas, en este artículo voy a explicar las principales diferencias que hay entre una estufa de gas, una estufa de parafina y una chimenea de bioetanol.

Ventajas y desventajas de las estufas de gas, parafina y bioetanol

La gran diferencia que existe entre estos 3 tipos de calefactores es el combustible que utilizan:

  • Unos emplean gas, en la mayoría de los casos butano, propano o una mezcla de ambos.
  • Otros parafina, un líquido derivado del petróleo y del carbón.
  • Y los terceros bioetanol, un combustible de origen vegetal que se destaca por ser ecológico.

A continuación te detallo los pros y contras de cada uno de estos sistemas de calefacción.


Estufas de gas

Las hay catalíticas (sin llama), con llama azul e infrarrojas

Llama de gas para las diferencias entre una estufa de gas, una estufa de parafina y una chimenea de bioetanol

Ventajas

  • Tienen un alto rendimiento energético y calientan con rapidez espacios medianos y grandes.
  • Los repuestos y cilindros son fáciles de conseguir.
  • No generan humo, cenizas ni suciedad.
  • Son portátiles y la mayoría incluye ruedas que facilitan su traslado.
  • No requieren de instalación.
  • Tienen un coste accesible y un bajo consumo.

Desventajas

  • Contienen dióxido de carbono y no se recomiendan para espacios pequeños, de menos de 15 m2 y con poca circulación de aire.
  • Debido a que su combustión consume oxígeno, hay que ventilar la habitación cada cierto tiempo, lo que hace que parte del calor se pierda.
  • No se aconseja dormir con ellas y deben usarse con precaución en hogares con niños y animales domésticos para evitar quemaduras y accidentes. 
  • Si bien la mayoría de los modelos modernos cuentan con sistemas de seguridad contra posibles fugas, vuelcos y vicios de aire, el gas es inflamable, con los riegos que eso implica.
  • Precisan de un mantenimiento regular que incluya el cuidado de la manguera, los reguladores y los quemadores.

Para conocer más detalles sobre este tipo de calentadores consulta esta comparativa de las mejores estufas de gas. Además en esta guía también encontrarás modelos de estufas para exteriores que funcionan con este sistema.


Estufas de parafina

Las hay de mecha, que funcionan a pila, y electrónicas, que se conectan a la red eléctrica.

Pareja con estufa de fondo en diferencias entre una estufa de gas, una estufa de parafina y una chimenea de bioetanol

Ventajas

  • Tienen un alto rendimiento energético y calientan con rapidez grandes espacios.
  • No requieren de obras para su instalación.
  • Los bidones de parafina son más fáciles de mover y guardar que las bombonas de gas.
  • Tienen un coste accesible y un bajo consumo.
  • Son portátiles y más livianas que las anteriores.
  • La parafina es más segura que el gas, ya que durante su uso no hay riesgos de explosión y muy pocas posibilidades de incendio.
  • Son silenciosas y apenas precisan de mantenimiento.

Desventajas

  • Al igual que las estufas de gas no se recomiendan para espacios pequeños, menores de 10 m2, y requieren de ventilación.
  • No se aconseja emplearlas en habitaciones cerradas ni dormir con ellas.
  • Generan un olor fuerte al prenderse y apagarse, superior al de las estufas de gas. No obstante, si esto te molesta puedes comprar una parafina ultra inodora como esta de la marca Toyotomi.
  • No son amigables con el medio ambiente, al generar contaminación por monóxido de carbono.

Si te interesan este tipo de aparatos visita esta guía con las estufas de parafina recomendadas del mercado.


Chimeneas de bioetanol

Poseen un pequeño depósito de combustible que solo requiere la apertura de una válvula y prender la llama con un encendedor alargado para funcionar.

Estufa de bioetanol en diferencias entre una estufa de gas, una estufa de parafina y una chimenea de bioetanol

Ventajas

  • Son más seguras y ecológicas que los modelos de gas y parafina.
  • No generan humo, cenizas ni polvo.
  • Ofrecen una llama real, parecida al de las estufas de leña como las de esta guía.
  • No requieren instalación, mantenimiento ni salida de humos.
  • Sus modelos son muy decorativos y dan una sensación placentera y acogedora al ambiente donde de colocan.

Desventajas

  • Tienen menos poder calórico y demoran más tiempo en calentar que los modelos anteriores.
  • El bioetanol es más caro que el gas y la parafina, y más difícil de conseguir.
  • Generan un olor que puede ser desagradable para algunas personas.
  • Para su producción se precisa el uso de combustibles fósiles por lo que algunas personas cuestionan su sostenibilidad.

Sin duda son una opción a tener en cuenta, por lo que te recomiendo echarle un vistazo a las mejores chimeneas de bioetanol a la venta en la actualidad.


Comparativa entre las estufas de gas, parafina y bioetanol

Ahora que ya tenemos una idea sobre los beneficios y contras de cada modelo, analicemos más en detalle los principales factores.

1) Precio inicial

En general las estufas de gas son las más económicas y sus valores oscilan entre los 80 y los 200 euros.

Le siguen las de parafina (entre 90 y 400 euros) y las de bioetanol (entre 100 y 500 euros), que requieren de una inversión mayor.

2) Consumo

Si bien el gasto depende del tamaño y la potencia del equipo, en promedio las estufas de gas utilizan unos 0,22 kg por hora y la bombona de 12,5 kg tiene un valor de unos 17 euros. Esto da un estimativo de 0,29 €/h.

Por su parte, las estufas de parafina usan entre 0,10 y 0,14 litros por hora, y la garrafa de 20 litros tiene un coste de entre 40 y 60 euros. Esto da un promedio de 0,3 €/h.

En tanto, las chimeneas de bioetanol emplean entre 0,2 y 0,6 litros por hora, y el bidón de 5 litros cuesta unos 15 euros. Esto da un valor de 1,2 €/h, un número mucho más elevado que el de las anteriores, por lo que estos modelos no se recomiendan para un uso intensivo.

3) Seguridad

Las de bioetanol son las más seguras, seguidas por las de parafina. Las estufas de gas requieren de mayores cuidados y mantenimiento, en especial en hogares con niños y mascotas.

En estos casos es importante controlar los interruptores de salidas, las conexiones, la intensidad de la llama y su color azul.

4) Medio ambiente

Las chimeneas de bioetanol son las más ecológicas al utilizar una fuente de origen vegetal que es una energía renovable.

Por su parte las estufas de gas emiten dióxido de carbono (CO2), una de las principales causas del calentamiento global y el efecto invernadero.

Sin embargo las que producen más gases contaminantes son las de parafina, por usar un combustible derivado del petróleo.

5) Rendimiento calorífico

Las estufas de gas son las que calientan el ambiente más rápido y tienen mayor potencia, seguidas por las de parafina y, por último, las chimeneas de bioetanol.

Estas últimas no son aptas para calentar toda la vivienda, sino que se utilizan como un complemento de otros sistemas de calefacción.


En conclusión, ¿qué estufa comprar para casa?

Estas son mis recomendaciones tras analizar los 3 tipos de estufas.

  • Estufas a gas: son ideales para los que buscan un modelo económico y de bajo consumo para calentar de forma rápida espacios amplios y bien ventilados, como salones, estudios o comedores de entre 20 y 50 m2.
  • Estufas de parafina: son la mejor elección para los que quieren un equipo de precio accesible y bajo consumo para ambientes grandes, medios o exteriores, que sea fácil de trasladar y no requiera de mantenimiento.
  • Chimeneas de bioetanol: son perfectas para los que desean un modelo ecológico, seguro y decorativo para usos ocasionales, que sirva para dar color y refuerzo a un sistema de calefacción convencional en ambientes muy fríos.
Mujer y perro frente a estufa

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy