Usar un limpiador para azulejos de manera correcta es sencillo. Pero ¿por qué es tan efectivo?

Después de un tiempo, esos azulejos que se veían limpios y pulcros comienzan a mancharse y a tornarse opacos si no los limpias como debe ser.

usar-un limpiador-para-azulejos sucios o desgastados

Hace mucho dejé de recurrir a trucos caseros con vinagre, bicarbonato, limón, etc. porque limpiar los azulejos con estos ingredientes nunca me dio los resultados que esperaba y lo hacía todo más difícil.

Así entendí que una limpieza eficaz, profunda y duradera, con la que tendrás la certeza de que el material de los azulejos no se va a deteriorar y que estarán libres de bacterias y moho por largo tiempo solo la puede ofrecer un producto Grout Cleaner, conocido también como limpiador para azulejos.

Aquí tienes una estupenda guía de compra con los mejores Grout cleaners o limpiadores de azulejos a la venta.

Es importante que tengas en cuenta la importancia de esta tarea: mira cómo puede afectar el moho a tu salud y a la de los tuyos si no haces la limpieza adecuada.

Y si además complementas la limpieza con una mopa a vapor, como las que usan en los hospitales para eliminar las bacterias, tu casa estará desinfectada por partida doble.

Si no aun no tienes una, aquí te dejo una selección de las mejores mopas a vapor para comprar. Seguro encuentras una adaptada a tu casa y a tu presupuesto.

¿Cómo limpiar y usar un limpiador para azulejos?

Antes de limpiar con uno de estos productos debes aplicarlo puro, sin diluirlo en el agua en una pequeña parte de los azulejos a modo de prueba.

Déjalo por 3 minutos y retíralo con un paño húmedo. Si ha quedado intacta la zona, puedes proceder.

cómo-limpiar-con-un-producto-Grout-Cleaner

Hay 2 formas de usar un limpiador para azulejos:

  • Disuelto en un poco de agua cuando es concentrado
  • O aplicarlo puro y sin mezcla en caso de que haya una capa de grasa resistente, manchas o exceso de suciedad pegada.

¿Cómo aplicarlo disuelto en agua?

La medida del agua va a depender del tamaño de la superficie a limpiar así que debes calcularlo de acuerdo al espacio que tengas en casa. Un cubo de agua suele ser suficiente.

Toma 1/4 de taza de limpiador concentrado y disuélvelo en un cubo con agua tibia.

disolver-el-limpiador-de-azulejos-en-un-cubo-de-agua

Busca un trapo o una esponja e imprégnala en la solución y comienza a frotar con firmeza los azulejos. El lugar para hacer más énfasis es en las juntas porque estas se ennegrecen con el tiempo y acumulan moho.

Después enjuaga el trapo y pásalo húmedo por toda la superficie y luego pasa un trapo seco.

Los azulejos nunca pueden quedar mojados ya que el moho y los hongos se alojan en cuestión de pocos días en su superficie y en sus juntas.

¿Cómo se aplica sin mezclarse?

La aplicación directa de los limpiadores de azulejos sobre la superficie se hace mediante un vaporizador (muchos vienen en estas presentaciones) o al impregnar el producto en un trapo húmedo.

En caso de que los azulejos presenten una capa de grasa, aplica con el vaporizador el producto por toda la superficie y déjalo actuar durante unos 5 minutos. Después busca un estropajo y comienza a fregarlos.

usar-vaporizador-para-limpiar-con-un-limpiador-para-azulejos

Cuando ya se haya desengrasado, disuelve un poco del producto en agua tibia, humedece un trapo en esta solución y frota la superficie.

La limpieza culmina cuando le pases un trapo húmedo para retirar el producto y después otro seco.

En caso de que quieras retirar manchas específicas, entonces vierte un poco del producto en un trapo o una esponja y friega el lugar de la mancha.

No retires el producto de inmediato. Debes esperar unos 5 minutos para que los componentes biocidas puedan penetrar el material y después retíralo con un paño húmedo para culminar secando los azulejos.

¿Y cómo se limpian las juntas?

La mejor forma de usar un limpiador para azulejos en las juntas es vaporizándolas con el producto y después fregarlas con un cepillo de dientes.

limpiar-las-juntas-con-un-cepillo-de-dientes

Sé que es molesto, pero las cerdas finas de estos cepillos pueden entremeterse en las juntas con mayor eficacia para desprender la suciedad que los cepillos de cerdas gruesas.

Después de que estén impregnadas en el producto, frótalas con fuerza (la suciedad se adhiere allí de forma inimaginable) usando el cepillo dental y después retira el producto con un paño húmedo o con unos cuantos cubos de agua. Por último, seca bien las juntas.

De esta forma es que he conseguido tener los azulejos de mi cocina y de mi baño,  limpios, brillantes y libres de moho.

Escribe un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy